Jueves, 6 de Diciembre de 2007

La conmemoración de la Carta Magna se convierte en un llamamiento de unidad contra ETA

EFE ·06/12/2007 - 15:44h

EFE - El presidente del Congreso, Manuel Marín, durante su intervención, en presencia de: los ministros de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, Economía y Hacienda, Pedro Solbes, el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Francisco Javier Hernando, la presidenta del Tribunal Constitucional, Maria Emilia Casas, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente del Senado, Jaier Rojo y el portavoz parlamentario del PP, Eduardo Zaplana, el líde popular, Mariano Rajoy y la vicepresidenta de la Cámara Baja, Carmen Calvo (i a d), en la recepción organizada en el Congreso con motivo de los actos del Día de la Constitución, marcados por el fallecimiento del guardia civil Fernando Trapero, el agente tiroteado por ETA el sábado pasado en Francia junto a su compañero Raúl Centeno también fallecido.

El acto institucional para conmemorar el XXIX aniversario de la Constitución celebrado hoy en el Congreso se ha convertido en un llamamiento a la unidad y el consenso contra el terrorismo por parte del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y del jefe de la oposición, Mariano Rajoy.

La muerte de dos guardias civiles tiroteados por ETA el sábado pasado en Francia ha marcado la celebración, en un acto más austero sin el tradicional cóctel de la recepción oficial, y que ha comenzado con un emotivo minuto de silencio que han guardado todas las autoridades e invitados, en su mayoría representantes políticos.

Aunque el homenaje a los agentes asesinados fue anunciado para después del acto y en la escalinata del Congreso, finalmente tuvo lugar en el interior del Palacio, después de que varios centenares de ciudadanos abuchearan y aplaudieran, divididos, a los dirigentes políticos que iban llegando a la Cámara.

El presidente de las Cortes, Manuel Marín, fue el primero en reclamar más "consenso" y "sentido del límite" a las fuerzas políticas para que no se repita otra legislatura "tan dura y tan ruda como la que hemos tenido", un mensaje con el que personalmente cierra su trayectoria política y sus cuatro años de Presidencia.

Después, José Luis Rodríguez Zapatero, a quien le pareció "atinado" el discurso de Marín, ha comparecido ante la prensa para llamar al "entendimiento sincero" entre los partidos con el fin de lograr un frente común contra el terrorismo, si bien ha reconocido que esta unidad "llevará su tiempo".

Comprometido en trabajar por ello "sin mirar para atrás", Zapatero ha revelado que tras el atentado ha hablado en tres ocasiones con Mariano Rajoy, y ha confiado en que "todos los líderes políticos estén a la altura de la circunstancias".

El propio líder del PP ha admitido a continuación que apoyará al Gobierno "para la derrota de ETA" a pesar de que no le oiga decir que no volverá a negociar con los terroristas, y ha destacado: "Me gustaría escucharlo, pero no lo voy a exigir".

Rajoy ha remarcado que "hoy es más necesario que nunca poner en marcha la ilegalización de ANV y del PCTV", una cuestión sobre la que ya se había pronunciado Zapatero, para quien la legalidad de ANV es "mucho más frágil hoy que ayer", dado su comportamiento tras el atentado terrorista del sábado pasado.

Por su parte, el líder de IU, Gaspar Llamazares, ha pedido igualmente a las fuerzas políticas que "cultiven la unidad" con el fin de conseguir "un punto de inflexión" en la clase política.

Manuel Marín y el presidente del Senado, Javier Rojo, recibieron a los invitados al acto, entre ellos las principales autoridades del Estado, como la presidenta del Tribunal Constitucional, Maria Emilia Casas o el presidente del CGPJ, Francisco Hernando.

CiU fue el único partido nacionalista representado, por el diputado Jordi Vilajoana, y faltaron, como en años anteriores, ERC, PNV, BNG, EA y NB, por su desacuerdo con la Carta Magna.

Acudieron varios presidentes autonómicos, como el catalán José Montilla, el de Castilla La Mancha, José María Barreda, la de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el de Extremadura, Guillermo Fernández Vara.