Archivo de Público
Miércoles, 16 de Septiembre de 2009

''El mago', El galgo' y Luisito

Suárez y Peiró formaron parte del 'Gran Inter' que dirigió Herrera

RUT VILAR ·16/09/2009 - 10:00h

Luis Suárez, con la camiseta del Inter, durante un enfrentamiento con el Real Madrid en 1967. - AFP

"Sólo hubo dos equipos en la historia del calcio italiano al que los cronistas han atribuido el adjetivo de grande: el Gran Torino y el Gran Inter". El club neroazzurro narra con orgullo en su página web la leyenda del que sigue siendo el mejor equipo de la historia de la entidad lombarda. Un conjunto que, como el Barça de Guardiola, ganó su particular triplete Copa de Europa, Liga e Intercontinental allá por 1965. Ahora, todo un reto para Mourinho.

El Gran Inter comenzó a gestarse, precisamente, con el fichaje de dos de las estrellas del Barça de la década de los cincuenta: el técnico, Helenio Herrera (apodado El Mago), que llegó a Italia tras dos años en el club catalán y recién destituido por el entonces presidente Miró Sans, y Luis Suárez, que aterrizó en Milán tras ganar el Balón de Oro como azulgrana el gallego sigue siendo el único futbolista español distinguido con dicho trofeo. La entidad justificó la marcha de ambos por, entre otras cosas, sus problemas con el crack del equipo, Ladislao Kubala.

"También hubo una cuestión económica", rememora Suárez. El Barcelona, con problemas en la caja, cobró por su traspaso 25 millones de pesetas, "una cifra récord para Italia y para España; inimaginable. Creo que el club negoció porque no creía que el Inter llegara a pagar todo ese dinero por mí", abunda. Desde entonces, los italianos se jactan de que el Barça construyó una de las tribunas del Camp Nou con su dinero.

"Hice una apuesta muy fuerte. Me fui de un club conocido a nivel mundial [el Barcelona] al Inter, al que sólo conocían los italianos. Nunca habían participado en la Copa de Europa y en pocos años ganamos dos, dos Intercontinentales y tres Scudettos", recuerda el centrocampista que en Milán avanzó su posición.

En 1965 ganaron el triplete: Scudetto, Copa de Europa e Intercontinental

Al Inter de Sarti; Burgnich, Facchetti; Bedin, Guarneri, Picchi; Jair, Mazzola, Domenghini, Suárez y Corso, que le ganó la Copa de Europa de 1964 al Madrid de Di Stéfano y Puskas, se les unió un chaval de 26 años, formado en el Atlético de Madrid y apodado El Galgo del Metropolitano, por su estética y amplia zancada: Joaquín Peiró.

Peiró aterrizó en la Lombardía tras jugar dos años en el Torino. "Llegué al Inter y ganamos la primera Intercontinental contra el Racing de Avellaneda; al año siguiente [1965] conseguimos el Scudetto, otra Copa de Europa y de nuevo la Intercontinental contra los argentinos", detalla.

"Teníamos un equipo muy completo, el portero y los cuatro defensas eran internacionales. Corso y Suárez eran maravillosos... Jair, Mazzola, yo... H. H. en el banquillo, un gran presidente [Angelo Moratti]...La ciudad estaba volcada con nosotros", prosigue y sentencia: "La gloria".

Peiró y el gol de Tamudo

El Inter ganó la final del 65 al Benfica. "Un gran equipo, con Eusebio, Aguas...", recuerda Peiró. Pero a punto estuvo de caer tras unas duras semifinales con el Liverpool. Los italiano salieron derrotados de Anfield, pero en la vuelta, Peiró se inventó un gol que más tarde plagiaría Raúl Tamudo. "Suárez me lanzó una pelota larga, salí corriendo, llegaba al balón, pero me salió el portero [Lawrence], se tiró a mis pies, caí en el área (no fingí), me levanté, el meta estaba botando el balón y en uno de los botes, zas, no le volvió [la pelota]; se la quité y para adentro", cuenta el madrileño. "Goles de granuja", sentencia.

Suárez y Peiró formaron parte del Gran Inter que dirigió Herrera

El Gran Inter murió con la marcha de H. H. y Peiró al Roma y Suárez al Sampdoria en 1968. "Son cuarenta y tantos años sin ganar la Copa de Europa", lamenta Suárez, que sigue afincado en Milán y trabajando para la secretaría técnica del Inter. "Los del Milan nos toman el pelo con eso; dicen que la última Copa de Europa que ganamos era en blanco y negro", bromea. "Como mínimo, que este año nos acerquemos más a la final, porque últimamente nos eliminan muy pronto", lamenta el gallego.

"El Barça de ahora me recuerda mucho al que yo dejé antes de venir a Italia. Metíamos muchos goles, jugábamos muy bien, teníamos futbolistas muy técnicos... aunque era otra época, claro. Pero los dos equipos se parecen bastante", sentencia Suárez.

El año pasado, la UEFA propició el reencuentro de los dos ex compañeros y amigos. El mago y El galgo se fundieron en un abrazo en Milán, también con el resto de compañeros del Gran Inter, que recibió un merecido homenaje.

Tras sendas experiencias como técnicos la de Suárez mucho más corta que la de Peiró, el madrileño disfruta de la jubilación. Luisito, como le apodan cariñosamente en Italia, sigue en activo: "Espero poder ir a al Camp Nou para la vuelta, aunque no sé si tendré que ir a ver algún partido por ahí ese día".

Noticias Relacionadas