Archivo de Público
Miércoles, 16 de Septiembre de 2009

Rosas contra ortigas

El Sevilla arranca la fase de grupos ante el modesto Urziceni rumano

A. C. ·16/09/2009 - 10:00h

Kanouté, en el entrenamiento de ayer. - AFP

"Es un pueblo que está como a una hora de Bucarest. La verdad es que no tiene nada por lo que sea especialmente conocido. Ahora se ha hecho con un poco más de nombre gracias al fútbol". Con esa asombrosa habilidad que tienen los rumanos para aprender el español, Jana habla del rival del Sevilla en la primera jornada de la Liga de Campeones. Lo poco que se puede saber de esta villa es que su nombre proviene del término rumano urzica, que significa ortiga.

El ex lateral del Chelsea Petrescu es el entrenador de este sorprendente conjunto. De su pasado en el equipo londinense, por su indumentaria azul y dada la pertenencia de Urziceni a la provincia de Ialomita, el equipo tiene el sobrenombre del Chelsea de Ialomita. La llegada del técnico y del ex mánager del Steaua Miha Stoica en 2006 fue toda una revolución. "Cuando llegué, vi muchas cosas que no me gustaron. Compramos 24 jugadores y vendimos 22, sólo nos quedamos con Nicu", recuerda Petrescu.

Ni un gramo de confianza

El equipo de Manolo Jiménez ha preparado el partido sin tener en cuenta el potencial del adversario. No hay confianzas. El equipo es consciente de la importancia de arrancar la fase de grupos con victoria: "Nos lo tomamos como a los equipos alemanes o escoceses; le tenemos mucho respeto, hay que pensar que un equipo rumano fue en su día campeón de Europa", advertía Palop.

La composición del grupo hace evidente el favoritismo sevillano para acceder a los octavos, pero el precedente del año pasado en la Copa de la UEFA mantiene en alerta al grupo. "Ya nos ocurrió algo así en Europa con un grupo que parecía también muy sencillo. Pero de esos aspectos hay que aprender. Nada de presionarnos más de la cuenta", aclara el meta.

La victoria ante el Zaragoza ha calmado las aguas. Todo parece haber vuelto a su cauce. Hasta el imprevisible Luis Fabiano se ha enganchado. Con Kanouté ya de la partida, Jiménez tiene ahora la papeleta de elegir a la pareja de arriba entre el malí, el brasileño y Negredo.