Jueves, 6 de Diciembre de 2007

Barroso pide que Mugabe no acapare la atención en la cumbre de Lisboa

EFE ·06/12/2007 - 16:24h

EFE - El presidente de la Comisión Europea en el Gran Palacio del Pueblo en Pekín, China.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, abogó hoy por que la anunciada presencia del dictador zimbabuense, Robert Mugabe, en la cumbre UE-África de Lisboa no distraiga la atención sobre la agenda real de la cita.

"No es una cumbre de Zimbabue. Es una cumbre Unión Europea-África", subrayó Barroso, al ser preguntado por los periodistas sobre la presencia de Mugabe y la consiguiente decisión del primer ministro británico, Gordon Brown, de no viajar a Lisboa.

El presidente de la Comisión dijo respetar la decisión de Brown, pero recordó que Zimbabue no es el único país, ni en África, ni en el mundo, que genera censuras en materia de derechos humanos.

"Si no fuésemos a las conferencias donde hay países que no respetan los derechos humanos, no iríamos a ninguna. No habría más conferencias internacionales", afirmó.

En su opinión, la reunión, que se celebra este fin de semana, es de hecho una buena oportunidad para mostrar al dictador y al pueblo de Zimbabue la posición europea sobre la situación en el país.

Citó como ejemplo la publicación de un artículo suyo en el diario The Herald de Zimbabue en el que, a propósito de la cumbre, expresa su preocupación por la violación de los derechos humanos en el país, si bien comentó, en tono distendido, que el editor del periódico ha añadido por su cuenta que se trata de una "presunta" violación.

En la misma rueda de prensa, el comisario europeo de Desarrollo, Louis Michel, sostuvo que la controversia por Mugabe es marginal frente a la trascendencia de la cumbre, donde los líderes de la UE y África prevén lanzar una "asociación estratégica" con planes de acción en economía, conflictos, inmigración o cambio climático.

Michel, que consideró irrelevante una pregunta sobre si dará o no la mano a Mugabe en la cita, recordó que la cumbre UE-África, segunda tras la celebrada en El Cairo en 2000, llega cuatro años más tarde de lo previsto porque la anunciada en 2003 se canceló precisamente por la controversia por la posible presencia del zimbabuense.