Jueves, 6 de Diciembre de 2007

El Athletic recibe al Madrid animado y con su propuesta más audaz

EFE ·06/12/2007 - 16:14h

EFE - El entrenador del Ath. de Bilbao, Joaquín Caparrós, durante el encuentro que les enfrentó al Hércules.

El Athletic Club recibirá el sábado al Real Madrid en San Mamés animado por su incontestable victoria en Mestalla el domingo pasado (0-3) y con su propuesta futbolística más audaz, la que supone poner sobre el terreno de juego de inicio hasta ocho jugadores con marcado perfil ofensivo.

El entrenador del equipo rojiblanco, Joaquín Caparrós, insistirá ante el líder de Primera División con la idea puesta en práctica hace dos jornadas frente al Deportivo de La Coruña, que afeó el tanto del empate visitante sobre la hora, y que eclosionó en Valencia como una manera de jugar muy válida.

Así, el sevillano deja en manos de su jugador con más clase, Fran Yeste, el mando del equipo. El fino zurdo dirige las operaciones desde una posición casi desconocida para él con anterioridad, integrado en el doble pivote.

Allí juega junto a Pablo Orbaiz, otro jugador eminentemente creativo tras su reconversión en los últimos años y que es, además, el referente anímico del grupo, aunque este año Caparrós le dado 'galones' a Aitor Ocio para hacer de la defensa una línea sólida tras el desastre de los últimos años.

Ocio, quien volverá al equipo tras su baja por sanción en Mestalla, y el otro central, Fernando Amorebieta, son prácticamente los únicos jugadores del nuevo once que ha encontrado Caparrós cuyas principales cualidades son defensivas.

Porque, a su lado, en las bandas, los laterales Andoni Iraola y Koikili Lertxundi -éste afianzado ante el flojo comienzo de Asier del Horno y la lesión posterior del internacional- son futbolistas que miran mucho más hacia arriba que hacia abajo.

Su conexión con David López, por la derecha, e Igor Gabilondo, por la izquierda, tanto en defensa como en ataque, fue una de las claves del buen partido que completó el conjunto bilbaíno en el campo valencianista.

También la creatividad es una de las cualidades que más sobresalen en los interiores, al igual que en uno de los dos delanteros titulares en los dos últimos partidos, el ariete Fernando Llorente. Al espigado riojano se le esperaba hace tiempo como sucesor de Ismael Urzaiz, pero no fue hasta la semana pasada cuando empezó a demostrar que puede ser así.

A Llorente le acompaña un Joseba Etxeberria que parece vivir una segunda juventud como segundo delantero, ya más centrado y con una mayor libertad de movimientos que en la banda, donde salir con éxito de dos y en ocasiones hasta tres rivales cada vez le estaba siendo más complicado.

Tan atrevida alineación ha dejado, por el momento, fuera del once titular a dos de las mayores promesas de los últimos tiempos en el equipo bilbaíno, el poderoso centrocampista Javi Martínez y el espumoso delantero Markel Susaeta.

También se ha quedado momentáneamente apartado Aritz Aduriz. Su caso es más sorprendente, toda vez que es el máximo goleador del equipo y nadie cuestionaba su hasta hace dos semanas permanente titularidad.

Ese caso, de todos modos, parece más producto de la fe de Caparrós en lo que pueda ser un jugador con enorme prestigio en su etapa de formación, que en dejar de lado a otro al que no se le puede discutir máxima entrega e implicación; si acaso, un exceso de vehemencia que a veces le lleva antes de tiempo a la caseta.