Jueves, 6 de Diciembre de 2007

Un muerto y cinco heridos por la explosión de un paquete bomba en París

Uno de los heridos se encuentra en estado grave. La policía ha desactivado un segundo paquete sospechoso.

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·06/12/2007 - 15:49h

 Una persona ha muerto y al menos cinco permanecen heridas tras la explosión de un paquete bomba en el edificio dónde se encuentra la sede del antiguo bufete de abogados de Nicolás Sarkozy. El inmueble se encuentra en un barrio céntrico y distinguido de París.

La víctima mortal era una secretaria del bufete adonde iba dirigido el paquete bomba y el herido de mayor gravedad es uno de sus abogados, según fuentes próximas a la investigación.

Se ha desactivado un segundo paquete sospechoso, según fuentes policiales. Han eludido comentar si se había recibido una llamada previa alertando del hecho.

La ministra del Interior, Michele Alliot-Marie, abandonó Bruselas, donde tenía previsto participar en una reunión con sus colegas de la Unión Europea, para desplazarse hasta el lugar de los hechos, acordonado por los agentes, en un gran despliegue policial.

Varios objetivos posibles

En el gabinete donde se produjo la explosión trabaja un abogado que lleva el caso de Yvan Colonna, presunto asesino del prefecto de Córcega en 1998 que está siendo juzgado actualmente en París, según confirmó el decano del Colegio de Abogados parisino, Christian Charrier-Bournazel, a la emisora "France Info".

En ese inmueble también está una empresa en la que trabajó el actual presidente de la República, Nicolas Sarkozy, aunque por el momento no se ha establecido ninguna relación entre los dos hechos.

El edificio alberga igualmente la Fundación para la Memoria del Holocausto.

Según un abogado que trabaja en el gabinete donde se produjo la explosión, que por el momento no ha sido reivindicada, recibieron dos paquetes a nombre de diferentes letrados.

"Escuché un fuerte ruido y me dije que no podía tratarse de la fotocopiadora", explicó este letrado a "France Info".

Indicó que su gabinete es "independiente" del que hace unos años trabajó Sarkozy, que está situado en el primer piso.

El fiscal de París, Jean-Claude Marin, se dirigió al lugar de la explosión, cuya investigación ha sido encargada a la Brigada Criminal de la Policía Judicial.