Jueves, 6 de Diciembre de 2007

El iPhone británico estará anticuado en un año

O2, filial de Telefónica, venderá en exclusiva la nueva versión a finales de 2008

ANA TUDELA ·06/12/2007 - 14:14h

El dispositivo iPhone de Apple.

Responsables de producto de O2 esperaban esta semana a la prensa en uno de los edificios que la británica, filial de Telefónica, tiene en Londres. Despacio, como si fuesen a quebrarse, iban dejando en las manos un iPhone por persona.

El iPod de Apple convertido en teléfono móvil, parece despertar un sentimiento de propiedad mayor que el anillo que J.R.R. Tolkien dejó un día en manos del débil Gollum.

Y eso que el dispositivo que británicos, alemanes y franceses han podido adquirir antes que ningún otro país de Europa, no cuenta con la última tecnología en telefonía móvil, lo que equivale a decir que la conexión a Internet en movimiento para descargarse música (ni hablar de vídeos o películas) dista mucho de ser una experiencia llevadera. La situación va a cambiar.

Según declaró el consejero delegado de O2 en el Reino Unido, Matthew Key, el acuerdo con Apple para distribuir el iPhone en exclusiva en el Reino Unido es plurianual y a finales de 2008 llegarán los modelos de tercera generación (UMTS), capaces de conectarse al menos a medio Mega de velocidad, escalable hasta siete Megas (con HSDPA).

Las fechas chirrían casi tanto como el hecho de que Apple redujese 200 dólares el precio del iPhone tan sólo dos meses después de haberlo lanzado en Estados Unidos. En el sector se da por hecho que llegará a España en exclusiva con Telefónica la próxima primavera y con las entrañas cambiadas para permitir la descarga de datos a velocidad de última generación.

El enfado de los consumidores británicos que hayan pagado las 269 libras (390 euros) por su teléfono se vería agravado por el hecho de que O2 obliga a quienes adquieran un iPhone a firmar un contrato de permanencia de 18 meses.

Y aún se añade un dato más desvelado por Peter Erskine, el hasta ahora consejero delegado de O2. El iPhone británico se vende sin subvención, es decir, que O2 no paga ni un euro del terminal para fidelizar a sus clientes. "Todos lo querían. Nosotros lo tenemos", comentó Key como argumento suficientemente revelador.

Y añadió que el haber aceptado por primera vez compartir los ingresos de los servicios de telefonía con un fabricante de terminales recién llegado al negocio como es Apple, está perfectamente justificado por el "enorme fenómeno catalizador que ha sido el iPhone" y porque de cada cuatro clientes que quieran hacerse con el terminal de Apple, "unos tres procederán de otras operadoras" británicas.

El mercado de teléfonos móviles del Reino Unido está incluso más subvencionado que el español, es decir, que son las operadoras quienes ofrecen a un precio especial los dispositivos como fórmula para conseguir clientes. Fuentes de O2 aseguran que el 80% de los más de cuatro millones de teléfonos que entregan al año son gratis.