Jueves, 6 de Diciembre de 2007

La Fundación Oso intentará la reproducción de las osas "Paca" y "Tola" en primavera

EFE ·06/12/2007 - 14:06h

EFE - Fotografía tomada el 14-06-04, de la osa "Paca" en el cercado de 40.000 metros cuadrados en el que habita junto a la osa "Tola". El desconocimiento sobre el comportamiento ante un macho de su especie de las osas "Paca" y "Tola", únicos ejemplares en cautividad de oso pardo cantábrico genéticamente puro, es la principal dificultad del intento de reproducción de estos animales que se llevará a cabo la próxima primavera. "La naturaleza tendrá un papel decisivo" en esta iniciativa, según ha indicado a Efe el director de la Fundación Oso de Asturias (FAO), Carlos Zapico, que trabaja actualmente en este proyecto, que consistirá en la introducción de un ejemplar macho en el cercado de 40.000 metros cuadrados en el que habitan las osas.

La Fundación Oso de Asturias intentará la próxima primavera la reproducción de las osas "Paca" y "Tola", únicos ejemplares en cautividad de oso pardo cantábrico genéticamente puro, con la incógnita de saber como van a comportarse ante un macho de su especie.

"La naturaleza tendrá un papel decisivo" en esta iniciativa, según ha indicado a Efe el director de esta fundación, Carlos Zapico, que trabaja actualmente en este proyecto y que consistirá en la introducción de un ejemplar macho en el cercado de 40.000 metros cuadrados en el que habitan las osas.

Según Zapico, el primer objetivo será comprobar que existe celo, "pero es difícil porque las osas no ovulan hasta que no tienen al macho delante; se trata de una ovulación inducida".

En este sentido ha señalado que el óvulo fecundado queda latente y no se prende en el útero de la hembra hasta el mes de noviembre, seis meses después de la cópula.

Una vez se consigue la fecundación, la osa espera dos meses para acomodar el parto a la hibernación y conseguir así que las dos o tres crías, generalmente ciegas y de unos 300 gramos de peso, se desarrollen en la osera hasta alcanzar la independencia en los meses de la primavera posterior.

Los responsables del proyecto están redactando, con la ayuda del veterinario coordinador del Parque de la Naturaleza de Cabárceno, en Cantabria, un protocolo que determinará qué medios materiales son necesarios y la manipulación deberá hacerse con los animales.

El próximo paso será encontrar un macho de oso pardo, "muy probablemente uno de los del Parque de Carbárceno", e introducirlo en el cercado del monte Fernanchín, entre los municipios asturianos Santo Adriano y Proaza, semanas antes del celo de las hembras.

"El objetivo es garantizar un comportamiento natural tanto en el macho como en "Paca" y "Tola", cuyo único contacto con otros osos se produjo en el verano de 2006 cuando una hembra se introdujo en el cercado en busca de alimento", ha añadido.

El objetivo de este intento es probar la fertilidad de las hembras y mantener la reserva genética en cautividad dado que la inseminación asistida nunca se ha llevado a cabo con éxito en osos pardos, y únicamente ha funcionado con la razas negra y panda.

A su favor juega que en los parámetros de edad y peso no hay nada que les impida ser madres, puesto que las osas son fértiles hasta el final de sus vidas, unos treinta años aproximadamente.

"Paca" y "Tola", convertidas en un símbolo de la lucha por la recuperación del oso pardo, especie en peligro de extinción, fueron entregadas al Fondo Asturiano para la Protección de Animales Salvajes (FAPAS) en junio de 1989 cuando contaban cinco meses después de que dos cazadores furtivos mataran a su madre.

Posteriormente, las osas, tras permanecer acogidas durante algún tiempo en Cataluña, vivieron durante cinco años en el Parque Cinegético Nacional de El Hosquillo, en Cuenca, hasta que el Gobierno asturiano habilitó el cercado donde ahora residen