Jueves, 6 de Diciembre de 2007

Antes de diez años habrá un tratamiento efectivo contra el alzheimer, según un experto

EFE ·06/12/2007 - 13:26h

EFE - El ex Presidente de la Generalitat de Cataluña (España) Pasqual Maragall, en el Hospital de Sant Pau hoy , donde anunció públicamente en octubre pasado que sufre un principio de Alzheimer " desde hace unos meses ".

El científico inglés David Wilkinson, uno de los mayores expertos en alzheimer, ha asegurado, en una entrevista con Efe, que en un plazo máximo de diez años se dispondrá de un tratamiento combinado de fármacos que permitirá controlar de manera efectiva el avance de esta enfermedad neurodegenerativa.

Como sucede actualmente en el tratamiento contra el sida, que obliga a los enfermos a tomar múltiples medicamentos para frenar el progreso de la infección, Wilkinson, que ha participado en Barcelona en unas jornadas científicas, considera que en la cura del alzheimer también será decisiva la combinación de diversos fármacos y, sobre todo, la prevención.

"No creo que nunca tengamos un sólo tratamiento contra el alzheimer, sino cuatro o cinco diferentes. Quizá combinaremos una vacuna con inhibidor de colinesterasa con un fármaco de memantina y antioxidantes o antiinflamatorios, lo que permitirá una gestión correcta de la enfermedad", afirma este experto, director del Centro de Investigación y Evaluación de la Memoria del Hospital Moorgreen, en Southampton (Reino Unido).

Wilkinson asegura que en "unos cinco o diez años" se podrá disponer de la primera terapia combinada que cure o, como mínimo, detenga el progreso de esta enfermedad, que afecta a entre el seis y el diez por ciento de la población de los países desarrollados, donde la esperanza de vida es mayor.

En la actualidad no existe ningún fármaco que detenga el alzheimer, aunque sí hay varios medicamentos que logran ralentizar la progresión de una enfermedad que provoca el deterioro físico y neurológico de quien la padece, así como graves trastornos de conducta, como agitación, nerviosismo, ansiedad e inquietud.

Sin embargo, para este científico, tan importante como hallar una cura a esta enfermedad, considerada la "pandemia" del siglo XXI de los países avanzados, es que la dolencia se detecte a tiempo, ya que la experiencia ha demostrado que "cuanto antes se diagnostica y se trata, mejores resultados a largo plazo se obtienen".

El problema, según Wilkinson, es que en el conjunto de Europa se tarda más de un año de media desde que aparecen los primeros síntomas de la enfermedad hasta que los familiares acuden al médico para conocer las causas que provocan la severa pérdida de memoria, la desorientación y los constantes descuidos que sufre su pariente.

Este médico inglés explica que este lapso de tiempo en la primera visita al especialista se debe a que aún existe "un gran estigma" vinculado al diagnóstico de la enfermedad, similar al que se daba hace veinte años con el cáncer y que "hacía que la gente no quisiera ni oír hablar de la enfermedad".

"Pero hay cosas que podemos hacer. Es mejor diagnosticar la enfermedad que ignorarla, porque podemos aplicar un tratamiento y dar apoyo a la familia. La tragedia es que muchos pacientes vienen a la consulta con cuatro o cinco años de retraso y entonces el margen de actuación es mucho menor", indica Wilkinson.

Este experto considera que es positivo comunicar el diagnóstico de la enfermedad a quien la padece, a la vez que destaca la importancia de que personas conocidas que sufren esta dolencia lo hagan público, como ha hecho recientemente el ex presidente catalán Pasqual Maragall.

"Es muy importante que la gente conocida no esconda la enfermedad, ya que permite a las demás personas que la sufren tener un referente y saber que no es una sentencia de muerte", añade.

En la actualidad, varios grupos científicos trabajan en el desarrollo de pruebas diagnósticas proteómicas, basadas en el análisis de las proteínas en una muestra de sangre, que han de permitir identificar de manera totalmente fiable quién desarrollará la enfermedad en un futuro.