Archivo de Público
Jueves, 10 de Septiembre de 2009

A la cola de la recaudación en la UE

En España, la fiscalidad indirecta supone el 12% del PIB, dos puntos menos que el promedio europeo

PÚBLICO ·10/09/2009 - 21:00h

En impuestos indirectos, los tipos y gravámenes españoles se encuentran entre los más bajos de la Unión Europa, lo que se traduce en una de las recaudaciones más bajas en términos relativos.

Los ingresos que proceden del IVA y de los tributos que gravan el tabaco, el alcohol y los carburantes equivalen al 12% del PIB, casi dos puntos menos que el promedio comunitario, según las últimas estadísticas de la Comisión Europea (basadas en la recaudación de 2007). Sólo tienen una recaudación algo menor la República Checa y Eslovaquia. Los otros grandes países europeos obtienen más ingresos por la fiscalidad indirecta: en Alemania representa el 12,9% del PIB; en Holanda, el 13,1%; en Italia y Francia, el 15% y el 15,3%, respectivamente; y en Dinamarca, el 18%.

El grueso de estos ingresos procede del IVA. También en este caso, la recaudación en España se encuentra a la cola de la UE: representa, el equivalente al 6,1% del PIB. Sólo Luxemburgo ingresa menos por este concepto (el 5,8%).

Los impuestos indirectos, al contrario que los directos (como el IRPF o el Impuesto sobre Sociedades, que grava los beneficios empresariales), están férreamente regulados por la UE. La normativa comunitaria establece los gravámenes y tipos mínimos y máximos que cada país puede establecer. Y en España, esta carga fiscal se ha venido moviendo, tradicionalmente por la parte baja.

Una horquilla

En IVA, por ejemplo, el tipo general es del 16%, en una horquilla que va entre el 15% (el que tienen Chipre, Luxemburgo y el Reino Unido) y el 25% (el de Dinamarca y Suecia). La normativa europea, además, permite otros tipos más bajos para determinados productos y servicios, que en España son el reducido del 7% (para vivienda y algunos alimentos o medicinas) y el superreducido del 4% (el que grava los libros, por ejemplo). Los productos que se incluyen en cada tipo de IVA tienen que ser autorizados por la UE.

Según los datos de Bruselas, 16,5 de cada 100 euros que se recaudan proceden del IVA, cuando la media europea es 20 de cada 100.