Archivo de Público
Viernes, 11 de Septiembre de 2009

Sanidad crea un protocolo para evitar la gripe A en la escuela

Se deberán extremar las medidas de limpieza y ventilar las aulas y autobuses

VANESSA PI ·11/09/2009 - 08:00h

Inicio del curso, el miércoles, en Almería. - JOEY FAGGIO

Lavarse bien las manos, taparse la boca con un pañuelo de papel al toser y no tocarse los ojos ni las manos. Estos son los principales consejos que los profesores y las familias deberán enseñar a los niños para evitar que se contagien de la nueva gripe. Las pautas, aprobadas el miércoles por la Comisión de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, siguen los acuerdos que alcanzaron la semana pasada los consejeros y el ministro de Educación y la responsable de Sanidad.

El documento aconseja que los adultos enseñen a los niños a lavarse las manos meticulosamente con agua y jabón durante al menos 20 segundos. Además, como los adultos, los niños deberán taparse la boca con un pañuelo de papel al toser. Si no se tiene uno a mano, se debe proteger con el codo.

Desinfectar los objetos

Además de estos consejos, que Sanidad ya dio a la población adulta, se insta a los colegios a que se desinfecten y se limpien con agua y jabón los objetos y superficies que los niños tocan con frecuencia, como los pupitres, los pomos de las puertas, los teclados de los ordenadores o los interruptores de la luz.

Sanidad también recomienda que no haya alfombras en las aulas, que estas se ventilen a menudo y que en los comedores se usen servilletas de papel. Los profesores también deberán controlar que los alumnos no compartan lápices, ya que se los llevan a la boca.

Cuando se transporte a los niños en autobús, Sanidad aconseja que el vehículo se ventile antes y después del recorrido y que sus superficies interiores se laven con agua y jabón. Por otra parte, se propone a los centros escolares que nombren a una persona como responsable de informar a la comunidad autónoma si algún alumno enferma.

Sanidad publicará otra guía con consejos para evitar el contagio en las guarderías.

Junto a las pautas de prevención destinadas a controlar la expansión del virus en los colegios, Sanidad ha elaborado protocolos destinados a los padres. Básicamente son los mismos que se dirigen a los profesores, aunque adaptados al hogar. En unos días, Sanidad publicará otra guía con consejos para evitar el contagio en las guarderías.

Sanidad también recuerda a los padres los síntomas que manifiesta un enfermo de gripe A. Estos son: fiebre superior a 38 grados, tos, malestar general, irritabilidad, dolor, moqueo, estornudos y dolores musculares. Los padres también deberán estar atentos a si los niños tienen dificultad para respirar, presentan erupciones, tienen nauseas, pierden las ganas de jugar o se irritan demasiado.

Si el niño enferma, se deberá quedar en casa tomando analgésicos y antitérmicos hasta al menos 24 horas después de que haya desparecido la fiebre. Si tiene dolor agudo en el pecho y fiebre alta durante más de tres días, se debe acudir al médico. La Asociación Española de Pediatría aseguró ayer que entre el 60 y el 70% de los casos de nueva gripe se da en niños y adolescentes, pero la enfermedad cursa en ellos de forma leve.

Principales medidas contra los contagios

Lavarse las manos con agua y jabón, durante al menos 20 segundos, es la medida preventiva más importante.

Si no se dispone de pañuelos de papel para toser o estornudar sobre ellos, se debe proteger la boca con el codo.

Sanidad aconseja que no haya alfombras en las aulas. Si se tienen, se debe extremar su limpieza y no se deben sacudir, sino usar un aspirador.

Se deben desinfectar, con jabón o detergente, los objetos y superficies del colegio, como mesas y sillas e interruptores.

Es conveniente que los centros tengan jabón, alcohol, toallas y pañuelos de papel y cubos con tapa.

El ministerio también aconseja a los colegios que, en la medida de lo posible, distancien los pupitres en las clases.

Cuando se use el autobús escolar, este se deberá ventilar antes y después del recorrido. Sus superficies interiores se deberán limpiar.

Cada centro debería designar a una persona responsable de informar a su comunidad si enferma un alumno.