Archivo de Público
Viernes, 11 de Septiembre de 2009

"Ninguna medida punitiva va a arreglar el problema"

El director general del Instituto de la Juventud (Injuve) considera que los disturbios en Pozuelo fueron algo puntual

SUSANA HIDALGO ·11/09/2009 - 08:00h

Gabriel Alconchel.

Gabriel Alconchel (Jerez de la Frontera, 1978) es director general del Instituto de la Juventud (Injuve) desde abril de 2008. Sobre los disturbios del fin de semana pasado en Pozuelo de Alarcón (Madrid), cree que fueron "hechos aislados". "No hay que criminalizar a la juventud", insiste.

¿Qué opina sobre la decisión judicial de que los menores detenidos en Pozuelo tengan que estar en casa a las diez de la noche?

Es una decisión judicial y hay que acatarla, aunque las causas son más profundas y ninguna medida punitiva va a arreglar por sí sola el problema. Los que no creo que actúen de la mejor manera posible son los padres, al recurrir esa decisión.

¿Por qué cree que ocurrieron los disturbios?

"No hay que demonizar cómo usa Internet la juventud"

Siempre ha habido hechos de este tipo, no sólo con jóvenes, también en otros tramos de edad. En la actualidad, hay muchas cosas aisladas que se unen. A los jóvenes no se les trata como ciudadanos, sino como meros consumidores, de todo: ocio, ropa, calzado, marcas... Dejan de ser ciudadanos y pasan a ser consumidores, y a veces, contra eso, se rebelan de la manera menos adecuada.

¿Está a favor de prohibir el botellón?

El botellón, como fenómeno, no se puede prohibir, ha existido siempre y difícilmente va a dejar de existir. Pero sí se pueden controlar sus consecuencias, haciendo controles de alcoholemia o impidiendo que los menores consuman.

"Se trata a los jóvenes como consumidores, no como ciudadanos"

¿Es partidario de rebajar la edad penal de los 16 a los 14 años, tal y como ha pedido recientemente el PP?

No. Es ingenuo pensar que una modificación en la Ley del Menor va a hacer cambiar de conducta a los jóvenes de 14 años. La ley se aprobó en el año 2000 y hay que dejarla madurar.

¿Hay que controlar el acceso de los menores a redes sociales como Facebook o Tuenti?

Por fortuna, el PP reculó en esta propuesta, que era una sinrazón. No se puede demonizar Internet, es un buen instrumento para el desarrollo de los jóvenes y sus relaciones sociales.

Usted dirige desde un año el Injuve, ¿para que sirve este organismo?

Es el departamento del Gobierno que gestiona las políticas de juventud. Tenemos dos objetivos principales: lo que tiene que ver con la emancipación y la promoción de determinados valores.

¿Qué análisis hace de cómo está afectando la crisis a la juventud?

La crisis actual de los jóvenes yo la pongo entre comillas. Es verdad que existe, pero la juventud siempre se ha visto afectada por los problemas económicos.

¿Y cómo afecta al tema de la emancipación?

Algo que no se dice es que los jóvenes siguen emancipándose a pesar de la crisis. A partir de los 26 años, más del 50% de los jóvenes está fuera de la casa de sus padres.

En esa estadística influye el hecho de que muchos inmigrantes se emancipan antes que los locales.

Eso es cierto, los inmigrantes se emancipan antes porque tienen menos redes familiares. La emancipación está relacionada con el nivel de formación. Los jóvenes con trabajo y que no siguen formándose, se independizan. Si uno sigue en casa de sus padres, puede alargar el periodo de estudios y tendrá más posibilidades a la hora de conseguir un trabajo.

Pero, ¿hasta qué punto es bueno prolongar los estudios?

Yo creo que es positivo que los jóvenes salgan de casa de sus padres, pero también creo que alguien sin formación y sin esfuerzo no puede aspirar a cobrar 30.000 euros anuales. Necesitamos un cambio de mentalidad. Para ganar un sueldo en condiciones hay que formarse. Aunque, por desgracia, también es cierto que ahora mismo hay gente muy formada y muy cualificada que sigue ganando sueldos miserables.

¿Está a favor de adelantar la edad para poder votar de los 18 años a los 16?

No está en la agenda del Gobierno reducir la edad de votación a los 16 años, pero creo que es necesario abrir un debate social sobre el tema. Por ejemplo, el Consejo de la Juventud de España (organización que engloba a varias ONG) apuesta por esa reducción. Y el 62% de los jóvenes entre 15 y 17 años también está a favor. Yo creo que una persona con 16 años tiene la suficiente capacidad a la hora de pronunciarse sobre política.