Miércoles, 5 de Diciembre de 2007

Duda rescata a un equipo tembloroso

Osasuna fue muy superior durante los 90 minutos, pero la entrada del brasileño revolucionó a los hispalenses y de sus botas salieron las mejores jugadas. 

ALBERTO CABELLO ·05/12/2007 - 23:24h

La entrada de Duda en el segundo tiempo del Sevilla para sacar un punto en Pamplona. Naufragó en el primer tiempo y acabó metiendo a Osasuna en su área. Los cambios de Manolo Jiménez reactivaron a un equipo que empeoró en la primera parte las sensaciones del partido ante el Almería. Maresca, Navas y Duda espolearon la reacción andaluza. Los biorritmos del portugués son extrañísimos, después de un mes de agosto sobresaliente, su rendimiento se despeñó y luego tuvo la mala suerte de una lesión.

La aparición del luso encendió al Sevilla, sus centros y apariciones en ataque devolvieron la autoestima a un equipo hasta entonces sin personalidad. La segunda parte rememoró las acometidas de aquel equipo salvaje que buscaba sin respiro la portería contraria.

Es este un Sevilla con trastorno de personalidad y genético, ya no se parece al de Juande y tampoco es lo que quiere el nuevo técnico, de esta confusión ha nacido un híbrido enfermo. La primera parte fue otra cosa distinta. El Sevilla parece que está en el diván. Manolo Jiménez no le ha pillado el truco, se subió a un tren en marcha al que todavía no le ha cogido el ritmo. El arranque de partido fue desconsolador. La primera parte del encuentro ante Osasuna fue una síntesis de las características que adornan a este nuevo espécimen: absurdos errores defensivos y fallos ante la portería contraria.

El orden y el equilibrio de Osasuna fue suficiente para desquiciar a los sevillanos y casi liquidar el partido.

Palop salvó al equipo al parar un penalti. El descanso fue agua bendita para los sevillistas, arrancó a todo pastilla la segunda parte y en un instante empató. Hasta pudo haber ganado con solvencia.