Archivo de Público
Jueves, 10 de Septiembre de 2009

El asesino de Marta implica a una sexta persona

Carcaño dice ahora que usaron un coche de un tío de Samuel para deshacerse del cadáver

OLIVIA CARBALLAR ·10/09/2009 - 00:01h

Miguel Carcaño, ayer a la entrada de los juzgados en Sevilla. - RAÚL CARO

Antonio, el padre, lo miró a la cara con porte pétreo, cruzado de brazos, contenido por la rabia. Eva, la madre, tuvo que irse a una habitación aledaña acompañada por una funcionaria. Acababa de pasar, a escasos centímetros y escoltado por policías, el asesino confeso de su hija, sin atreverse a levantar la vista del suelo. Era la primera vez que los padres de Marta del Castillo veían a Miguel Carcaño, en un pasillo de los juzgados, desde que asesinó supuestamente a la joven sevillana.

Poco después, en la vista donde escuchó sus cargos asesinato y violación, Carcaño solicitó al juez por enésima vez hacer una nueva declaración: ahora asegura que la mató con un cenicero y luego, ayudado por sus amigos Samuel Benítez y el menor, conocido como El Cuco, se deshicieron del cuerpo con el coche de un tío de Samuel, de unos 45 años y de nombre Miguel.

En su declaración, niega que violara a la joven, delito que él mismo se imputó

De esta persona, que sería la sexta implicada, nunca había dicho nada antes en los siete meses que lleva en prisión, porque, según declaró, recibió amenazas de su parte. Según fuentes del caso, por consejo de la defensa, también negó que él y El Cuco hubieran violado a Marta. Según informó ayer, se había imputado este delito él mismo para evitar un jurado popular.

La nueva versión también es contradictoria con respecto a Samuel, a quien antes había exculpado y ayer volvió a implicar. Y, aunque no se ha hallado ni rastro del cadáver, insistió en que la tiraron al contenedor frente al río.

Es por esa desazón, la de no tener los restos de su hija, por la que los padres han pedido que se impute un delito de profanación de cadáver a los implicados castigado con pena de prisión de tres a cinco meses o multa de seis a 10 meses,cargo que no descarta solicitar la Fiscalía en otro momento procesal, informa Efe.

La familia atribuye un nuevo delito a los acusados: profanar el cadáver

"Es poco para el dolor que sentimos, pero con este Código Penal, tan maravilloso para algunos, es lo que se puede pedir", afirmó el tío de Marta, Javier Casanueva, al otro lado de la puerta donde Carcaño cambiaba su versión.

Además, tanto la acusación particular como la Fiscalía han solicitado los cargos de asesinato y violación para Carcaño que pueden penarse con unos 40 años de cárcel y el de encubrimiento hasta tres años para el resto de los adultos implicados: Samuel Benítez, Francisco Javier Delgado hermano de Carcaño y su novia, María García. La acusación particular ha pedido también que se le impute a Francisco Javier Delgado un delito de amenazas al menor.

Delgado y su novia, ambos en libertad provisional, necesitaron ayuda policial cuando se disponían a abandonar los juzgados ante el intento de agresión de un grupo de personas. Antes, Delgado había mirado sin titubear al tío de Marta: "Estamos convencidos de que él es el cerebro y me ha mantenido la mirada sin arrepentirse", dijo Casanueva.

Coordinar los dos juicios

Todos los abogados defensores, salvo el de Carcaño, han solicitado el archivo de la causa. La duda ahora es saber cómo afectará al caso la nueva declaración de Carcaño. Según fuentes de la Fiscalía, "no ha aportado elementos que conduzcan a saber dónde está el cadáver".

La joven sevillana desapareció hace ocho meses. Ayer, uno de los amigos que ayudó a buscarla permaneció callado frente a la puerta de la sala durante las tres horas que duró la vista. Cuando salió Miguel, le llamó "cobarde". Este se fue, escoltado por la Policía, sin atreverse una vez más a levantar la vista del suelo.