Archivo de Público
Jueves, 10 de Septiembre de 2009

Los costes laborales se disparan

El aumento de los despidos por la crisis explican el repunte del 5,7%

PÚBLICO ·10/09/2009 - 06:00h

El efecto calendario y el aumento de las indemnizaciones por los despidos que está generando la crisis actual han provocado un aumento de casi el 6% de los costes laborales. Según los datos provisionales del Índice de Coste Laboral Armonizado publicado ayer por el INE, en el segundo trimestre el coste por hora trabajada creció un 9,1% interanual, pero una vez depuradas las distorsiones temporales el incremento fue del 5,7%.

Se trata del repunte más elevado de la serie histórica que arrancó en el año 2000 si exceptuamos los que se registraron a comienzos de 2003.

El organismo estadístico explicó que el dato bruto se anotó una subida tan importante por el menor número de horas trabajadas en el trimestre como consecuencia de que Semana Santa cayó en abril.

Por sectores

Los costes laborales aumentaron en todos los sectores. El mayor repunte correspondió a la educación (+15%), y le siguieron la construcción y las industrias extractivas. En el extremo opuesto, los menores crecimientos se dieron en el suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado (+3,1%), las actividades inmobiliarias y la hostelería.

Suprimido el efecto calendario y la estacionalidad, el coste por hora trabajada aumentó en mayor medida en el ladrillo (+8,2%), que figuró por delante de la educación y el comercio. Las menores subidas correspondieron a las actividades inmobiliarias y a las financieras y de seguros, con un alza del 1,1% en ambos casos.

El coste laboral total es el coste bruto en el que incurre el empleador por la utilización de factor trabajo, y comprende tanto el salario como los otros costes. Entre estos últimos se incluyen las cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social y las percepciones no salariales, que son las retribuciones que cada asalariado recibe como compensación de los gastos ocasionados por la ejecución del trabajo o para cubrir necesidades o situaciones de inactividad no imputables a él; por ejemplo, las indemnizaciones por despido. El deterioro de la situación económica ha disparado el número de Expedientes de Regulación de Empleo y despidos ordinarios, lo que contribuye, en parte, a explicar el aumento de los costes laborales.