Miércoles, 5 de Diciembre de 2007

Ahmadineyad dice que necesita 50.000 centrifugadoras y no teme sanciones de la ONU

EFE ·05/12/2007 - 11:00h

EFE - El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei. Irán rechazó hoy que hubiese dispuesto de un programa nuclear militar antes de 2003.

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, manifestó hoy que Teherán planea construir 50.000 centrifugadoras para el enriquecimiento de uranio y calificó de meros "trozos de papel" las resoluciones de ONU que piden a Irán suspender sus actividades.

Ahmadineyad hizo esta declaración en la provincia de Elam (oeste de Irán), pocas horas después de haber calificado de "una victoria para Irán" el reciente informe de las agencias de Inteligencia de EEUU, que asegura que Teherán tiene congelado desde 2003 su programa atómico militar.

"Necesitamos 50.000 centrifugadoras para suministrar combustible a una sola central nuclear durante un año", dijo Ahmadineyad, cuyo país dispone ya de 3.000 centrifugadoras en la planta de Arak, en el centro de Irán.

Recordó que "cuando pusimos en funcionamiento 164 centrifugadoras, los opositores a nuestro programa nos pidieron que no activáramos más maquinas", y destacó que "en aquel momento rechazamos esta petición".

Ahmadineyad alabó la política iraní contraria a la suspensión de las actividades atómicas, incluido el enriquecimiento de uranio, y manifestó que "Irán no habría podido reanudar su programa si lo hubiera abandonado un solo día".

Además, restó importancia a las presiones sobre Teherán y a la posibilidad de que el Consejo de Seguridad de la ONU adopte una tercera resolución con sanciones para obligar a Irán a frenar su programa.

"Si el pueblo iraní hubiera temido esa arrogancia y esos trozos de papel, (las grandes potencias) se habrían reunido y adoptado nuevas resoluciones para obligar a doblegarse al pueblo iraní y para hacer de Irán un país insignificante para siempre", dijo Ahmadineyad, según la agencia IRNA.

Al mismo tiempo, se refirió al reciente informe estadounidense como "un documento de victoria para el pueblo iraní, ya que todos los problemas se basaban en las acusaciones norteamericanas" contra Irán.

Pese a ese informe, el presidente estadounidense, George W. Bush, ha advertido de que la política de Washington hacia Teherán no ha cambiado y que Irán "fue, es y será peligroso" si desarrolla su programa de enriquecimiento de uranio

El nuevo informe estadounidense contradice las afirmaciones hechas en 2005 por el Gobierno de EEUU, en las que se aseguraba que Teherán estaba construyendo una bomba nuclear.

El jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Javier Solana, afirmó hoy por su parte que el nuevo informe "no cambia en nada" la posición europea -basada en la diplomacia y la presión- respecto al conflicto.

El último contacto entre la UE e Irán lo mantuvo Solana el pasado viernes en Londres con el principal negociador iraní en materia nuclear, Sayed Yalili.

En esa ocasión, Solana se declaró "decepcionado", y dijo que "esperaba más" de los iraníes.

Ahmadineyad se empeñó, pese a todo, en que "las circunstancias ahora han cambiado a favor de Irán", y subrayó que "no se dará ni un paso atrás y continuaremos nuestra camino nuclear hasta el final".

Sus declaraciones coincidieron con otras del portavoz del ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Mohamad Ali Hoseini, en las que aseguraba que el programa de Teherán "es pacífico y siempre lo ha sido", rechazando así que Irán haya tenido un programa atómico antes de 2003.

"El informe norteamericano supone que antes de 2003 Irán tenía un programa militar; esto es mentira", dijo Hoseini, según la agencia oficial IRNA.