Miércoles, 5 de Diciembre de 2007

Telefónica amarra su apuesta por China

El presidente de la compañía española se convierte en consejero de la asiática

ANA TUDELA ·05/12/2007 - 21:52h

A fuego lento. La última receta de crecimiento de Telefónica no se cocina en Brasil, donde no acaba de cuajar la compra a Portugal Telecom de su parte en la compañía de móvil Vivo. El plato listo para salir a la mesa sale de los arrozales chinos. Si alguien lo dudaba, se le despejaron las incógnitas al ver acercarse al fogón al presidente de la española, César Alierta, que desde ayer es un miembro más del máximo órgano de decisión de China Netcom. Alierta, que confirmó en Londres la noticia de su nombramiento como consejero de la asiática, sonríe tranquilo.

Han sido dos años moviendo la cuchara para lograr un plato del que quieran comer tantos chinos como sea posible en un país de 1.200 millones de habitantes. Lejos queda aquel toquecito de aceite en forma de oficina de representación en China en el año 2005, cuando Mauricio Sartorius se fue como responsable de Telefónica en el país. Es a Sartorius a quien sustituye ahora Alierta en el órgano ejecutivo de Netcom.

Pero el primero en sentarse en el consejo fue José María Álvarez Pallete, el máximo responsable de la división de América Latina del grupo español, que se mantendrá como consejero de Netcom junto a Alierta. Y es que América Latina, esa zona con 500 millones de habitantes y altos potenciales de crecimiento en telecomunicaciones, además de aportar más de un tercio a los ingresos del grupo Telefónica, es el área de expansión en la que ha puesto sus ojos China Netcom, que desde el primer momento pidió a Telefónica que le sirviese de puente.

Confianza

Telefónica compró un 2,99% de Netcom por 240 millones de euros en junio de 2005 y el resto hasta completar el 5% actual tres meses después, con una inversión total de 418,3 millones de euros. En el aire se dejaba la fecha en la que Telefónica alcanzaría el 9,9% del capital pactado en los acuerdos de aquel año. A finales de 2006, Telefónica y Netcom intentan hacerse con la firma de telecomunicaciones de Hong Kong PCCW. La operación se frustró pero en el caldo iba incluida una buena cucharada de confianza ya que Telefónica se embarcó en el intento de adquisición de PCCW porque Netcom se lo pidió. Tras aquello, la española conseguía su segundo consejero sin necesidad de poner más dinero sobre la mesa.

Se espera que China Netcom logre empezar a dar servicio de telefonía móvil, verdadera gallina de los huevos de oro dentro del desaforado consumismo del país donde se construye de noche sin iluminación, pero se convierten a la nueva moda del móvil dos personas cada segundo. Los analistas no creen que Telefónica pague caro su incremento de la participación, que es probable que no se adquiera en bolsa dada la escasa liquidez de la acción. El potencial de revalorización posterior les hacen ver a la china como una inversión barata pese a sus últimas subidas en bolsa.