Miércoles, 5 de Diciembre de 2007

Venezuela advierte de que la OPEP estudiará el recorte de oferta en febrero

EFE ·05/12/2007 - 07:21h

EFE - La OPEP confirmó hoy en su reunión extraordinaria en Abu Dhabi que mantiene su cuota conjunta de producción, de 27,25 millones de barriles diarios (bd), y anunció la asignación de volúmenes de producción para Ecuador y Angola.

La OPEP estudiará un recorte de la producción de crudo en su próxima reunión el 1 de febrero en Viena, dijo hoy en Abu Dhabi el ministro de Petróleo de Venezuela, Rafael Ramírez, tras la reunión de la organización petrolera.

"Vamos a reunirnos (en febrero) a ver si hay que hacer algún recorte o no. En la reunión (de Abu Dhabi) se estuvo hablando de eso... dependerá del tema de la disminución de la demanda", declaró el ministro a Efe.

Este aviso de Ramírez contrasta con la percepción de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) decidió hoy aplazar hasta febrero un eventual aumento de la producción de crudo para abaratar el precio del petróleo.

El ministro venezolano manifestó que en la reunión de Abu Dhabi "se impusieron los fundamentos del mercado" en referencia al equilibrio entre la oferta y la demanda.

"No hay necesidad de aumentar producción", insistió.

La OPEP se ha mostrado preocupada por que la crisis hipotecaria de Estados Unidos reduzca de la demanda de petróleo en 2008.

Mientras la Agencia Internacional de la Energía (AIE) prevé un crecimiento del consumo mundial de crudo de 1,9 millones de barriles al día (mbd) para el próximo año, la OPEP anticipa solo un alza de 1,3 mbd.

Más pesimista fue esta mañana en Abu Dhabi Ali I. Naimi, ministro de Petróleo de Arabia Saudí, el mayor exportador mundial de crudo, quien advirtió de que el aumento anual de la demanda en 2008 podría ser de sólo 1 mbd.

"Estoy preocupado sobre el total de la demanda mundial, nunca la vi tan baja", dijo.

La OPEP, que controla algo más del 40 por ciento de la producción mundial de petróleo, decidió hoy en la capital de los Emiratos Arabes Unidos mantener sin cambios su producción actual y convocar una reunión extraordinaria en Viena el 1 de febrero para volver a revisar la situación.

La decisión de la organización se produjo después de que el precio del petróleo cayese un 12 por ciento en una semana.