Miércoles, 5 de Diciembre de 2007

Garzón espera tener más datos para actuar contra ANV

Cree que la vista para suspender sus actividades "perturbaría gravísimamente la investigación"

ÁNGELES VÁZQUEZ ·05/12/2007 - 20:56h

Todavía no es el momento para actuar contra Acción Nacionalista Vasca (ANV) porque los indicios que hay en su contra no son suficientes para decretar su suspensión de actividades. Ésta es la principal conclusión que se desprende del auto dictado ayer por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.

Con él salió al paso del reproche que le dirigió la Sala de lo Penal por haber rechazado en abril suspender las actividades de ANV sin que se lo hubiesen pedido las partes explícitamente. El auto de Garzón califica de "extemporánea" la celebración de una vistilla de las previstas en el artículo 129 del Código Penal para suspender de actividades a una organización y señala que "las diligencias acordadas y que están pendientes son precisamente las que determinarán si procede o no" convocarla.

Entre ellas, figura un informe que prepara la Unidad Central de Información de la Policía con datos extraídos de la documentación incautada a los miembros de Batasuna encarcelados el pasado 7 de octubre. Fuentes jurídicas consideran que esta información es más relevante para suspender las actividades de ANV que su negativa a condenar el atentado del sábado en Francia, como ayer volvió a hacer.

Vistilla sólo para suspender

Garzón explica que rechazó suspender las actividades de ANV sin celebrar la vista del 129, porque sólo es imprescindible para adoptar la medida, pero no cuando no se va a acordar, porque no hay indicios suficientes. En su opinión, realizarla habría sido "extemporáneo" e inútil. "Perturbaría gravísimamente el resultado de la investigación", añade.

El fiscal de la Audiencia Nacional Juan Moral presentó también ayer un recurso de súplica contra el auto de la Sala de lo Penal que afirma que Garzón se extralimitó al negarse a suspender las actividades sin que nadie se lo hubiese pedido, porque se trata de una "petición implícita" que consta en todos los escritos presentados por Dignidad y Justicia desde marzo. La Fiscalía argumenta también que tanto esa acusación como la ejercida por la Asociación Víctimas del Terrorismo recibieron todos los informes policiales existentes en la causa sobre ANV.

Garzón afirma en su auto que los informes estuvieron a disposición de las partes desde el 27 de abril hasta el 25 de junio, que decretó el secreto, y ninguna pidió nada, lo que "demuestra la aquiescencia con el contenido de los mismos".

La Sección Cuarta de lo Penal considera que Garzón "incurrió en una incongruencia por error, al no resolver sobre lo pedido por Dignidad y Justicia" el 13 de abril, sino sobre su petición anterior de informes "para que se dedujera que (ANV) estaba integrada en Batasuna y se adoptaran medidas para proceder a la suspensión de sus actividades".