Miércoles, 5 de Diciembre de 2007

Catalunya se reequilibra

Las comarcas centrales, Tarragona y Lleida lideraron el crecimiento económico en 2006 

GLÒRIA AYUSO ·05/12/2007 - 20:51h

Catalunya se reequilibra. Las comarcas tradicionalmente más deprimidas fueron las que el año pasado experimentaron un mayor crecimiento económico, en un contexto de bonanza global y un crecimiento del Producto Interior Bruto del 3,7%. Las comarcas centrales, castigadas por las reestructuraciones industriales, fueron las que lideraron esta vez los números verdes, con un avance del 4,3% del PIB.

El Camp de Tarragona, Terres de l'Ebre y Pla de Lleida crecieron un 4%. Por contra, Girona, el eje metropolitano y las comarcas de montaña lo hicieron por debajo de la media, entre un 3,2 y un 3,6%.
Los avances fueron positivos en todas las comarcas. El máximo crecimiento lo experimentó la Conca de Barberà (6,5%). El Baix Camp y la Alta Ribagorça, con valores negativos en 2005, pasaron al 4,73% y 2,53%. Ribera d'Ebre fue la que menos creció (1,32%).

"Recordaremos este año como uno extraordinario", afirmó ayer el catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona, Josep Oliver, que presentó el Anuario Económico Comarcal 2007 que edita Caixa Catalunya.

Factores determinantes

Tras cierres como Lear, en Cervera en 2002, que representaron un duro golpe, en 2003 se inició un crecimiento económico en Catalunya que tocó techo en 2006. La inversión productiva, la recuperación de las exportaciones, la agricultura, el consumo privado, la obra pública y la construcción fueron los factores determinantes en los territorios más pujantes. Según el estudio de Caixa Catalunya, el buen comportamiento de prácticamente todos los sectores en las comarcas centrales permitieron su despegue. La construcción, la agricultura, la industria y la energía experimentaron aumentos del 9%, 5,2% y 3,4%, respectivamente. En el Camp de Tarragona los sectores primario e industrial, en especial en el ámbito energético, avanzaron un 9,7% y un 4,3%. El sector primario, los servicios y la construcción auparon Terres de l'Ebre, mientras que el Pla de Lleida destacó la expansión de la construcción, con un 9%.

Por contra, las comarcas de Girona perdieron el liderazgo que ocuparon en 2006, debido al menor avance de la construcción (que pasó del 10,6% en 2005 al 6% en 2006) y de una menor actividad de los servicios. Barcelona, pese a crecer por debajo de la media, mejoró respecto a años anteriores, gracias a la mejora de la industria.

Cambio de modelo

La recuperación de la agricultura, en un 7,8% respecto a un -1,4% de 2005, se debió a buenos resultados en cereales, fruta seca, forraje, verduras y vino. La industria se restableció por una mayor demanda interna y el repunte de las exportaciones, frente a la caída del textil y el sector alimentario.

"Es el cambio de modelo económico que deseábamos", explicó Oliver. El crecimiento del sector servicios se ralentizó, puesto que el comercio y la hostelería presentó crecimientos menores frente a otros años.El crecimiento se inició en 2003 y tocó techo en 2006. Acabado el ciclo, en 2007 habrá ralentización. "El ajuste será suave. Dependerá de la crisis hipotecaria", señaló Oliver.