Miércoles, 5 de Diciembre de 2007

El sector de recambios de automoción, a favor de liberalizar el sector en toda la UE

EFE ·05/12/2007 - 20:52h

EFE - Mirna de Stein, corta, acompañada por el presidente de COERCAN, Miguel Angel Cuerno.

La Asociación Nacional de comerciantes de equipos, recambios, neumáticos y accesorios para automoción (ANCERA), calcula que una liberalización total del mercado de recambios en Francia y Alemania supondría elevar los ingresos de este sector en España en 6.000 millones de euros al año.

El presidente de Ancera, Miguel Angel Cuerno, dijo a Efe que la nueva propuesta de la Comisión Europea que pretende armonizar esta norma y abrir el mercado en todos los países de la UE "consolidaría el tejido empresarial en España y permitiría entrar en mercados importantes como el francés o el alemán".

En la actualidad, el 50 por ciento de países de la UE tiene una legislación proteccionista, mientras que en la otra mitad los mercados de recambios están liberalizados.

Este es el caso de España, en el que desde 1998 existe libertad de fabricación y venta de recambios tanto de marca como originales, así como de piezas certificadas (aquellas que son reutilizadas tras pasar por unos controles de calidad).

La nueva normativa europea propone la libertad de fabricación y venta de piezas visibles de los coches, como capós, parachoques, puertas, faros o parabrisas, en un período de cinco años, lo que según Ancera, supondría "el fin del monopolio de los fabricantes de algunos países" que exigen proteger su "marca copyright" durante diezs.

En este sentido, Miguel Angel Cuerno exigió que el plazo de aplicación de la normativa europea sea inmediato y no de cinco años, período en el que los países proteccionistas podrían interponer demandas "hasta la muerte".

Por otra parte, el presidente de Automovilistas Europeos Asociados, Mario Arnaldo, comentó a Efe que esta apertura del mercado favorecería al consumidor y, sobre todo, a las compañías aseguradoras, "que abaratarían sus costes en un 30 por ciento".

"Un particular no compra un capó o una puerta, la factura final la paga la aseguradora", puntualizó.

Asimismo, tanto desde Ancera como desde la Asociación de Automovilistas Europeos se descarta que esta liberalización tenga efectos negativos en la calidad de las piezas, tal como esgrimen los fabricantes de automóviles, ya que las que entren de mercados como los asiáticos deben tener "homologaciones europeas".

Lo que sí apuntó Arnaldo es que una armonización europea de la norma "haría aumentar las deslocalizaciones de empresas españolas".

Para la federación europea de constructores de automóviles, ACEA, la liberalización de estas piezas supondría la pérdida de empleos y de competitividad y no crearía beneficios para el consumidor.

Según la patronal de los fabricantes europeos, solo se beneficiaría a las compañías fuera de la UE que se limitan a fabricar reproducciones de piezas y los consumidores "tendrían recambios de menor calidad" que ofrecen "menos seguridad".