Miércoles, 5 de Diciembre de 2007

Los ministros de Empleo no logran un acuerdo sobre la jornada laboral máxima

EFE ·05/12/2007 - 12:23h

EFE - El ministro de Trabajo, Jesús Caldera, abogará hoy una vez más ante sus homólogos europeos por el fin definitivo de las excepciones que permiten superar la jornada máxima de 48 horas laborales.

Los ministros de Empleo de la UE volvieron a fracasar hoy en el intento de llegar a un acuerdo sobre la reforma de la normativa que regula la jornada laboral máxima, dossier que lleva años paralizado por las diferencias entre los países.

La cuestión se trató en un consejo de Empleo que pretendía llegar a una solución sobre una cuestión que enfrenta a los países partidarios de poner fin a las excepciones que permiten superar las 48 horas semanales, entre los que figura España, y los que quieren ampliar la jornada laboral máxima, liderados por el Reino Unido.

Para desbloquear el asunto Portugal, que preside la Unión este semestre, planteó la negociación conjunta de esa Directiva y de la que regula la situación de los trabajadores cedidos por Empresas de Trabajo Temporal, confiando en que algunos países aceptaran hacer concesiones en uno de los dos dossieres para obtener ventajas en el otro.

Aunque la estrategia de negociación recibió el apoyo de la gran mayoría de delegaciones, entre ellas España, los Estados constataron la persistencia de grandes discrepancias en los temas de fondo, como la cuestión de si debe mantenerse la excepción que permite superar la jornada laboral de 48 horas.

Por ese motivo, Portugal decidió no profundizar en esas cuestiones en la reunión de hoy y, en su lugar, seguir avanzando en las negociaciones, hasta que haya más posibilidades de llegar a una solución.

"Estoy seguro de que en 2008 podremos llegar a un acuerdo y tener dos Directivas aprobadas", indicó al término de un debate público el ministro portugués de Empleo, José Antonio Vieira da Silva.

El secretario general de Empleo, Antonio González, respaldó en su intervención el enfoque propuesto por Portugal de encontrar una solución conjunta para ambas Directivas e instó a los países a seguir avanzando en favor de una normativa que garantice las posibilidades de conciliar vida profesional y familiar.

Durante el debate, el comisario de Empleo, Vladimir Spidla, amenazó incluso con retirar las dos Directivas tratadas hoy, ante los escasos avances en las negociaciones registrados en los últimos años, idea a la que se opuso la mayoría de las delegaciones.

La Directiva de Tiempo de Trabajo, una normativa de 1993 cuya modificación debía haberse completado hace casi cinco años, ha chocado hasta ahora con las posiciones enfrentadas de dos bloques de países que forman sendas "minorías de bloqueo".

Uno de los grupos de países, liderado por el Reino Unido y en el que figuran entre otros Alemania, Polonia y Malta, pide que la reforma de la Directiva mantenga indefinidamente la posibilidad de superar la jornada máxima, alguno incluso más allá de las 65 horas.