Miércoles, 5 de Diciembre de 2007

Arcelor Mittal advierte de que fijar cuotas de CO2 en Europa acarrearía la deslocalización

EFE ·05/12/2007 - 19:13h

EFE - El presidente del mayor fabricante de acero del mundo, ArcelorMittal, en Berlín, Alemania.

El presidente del gigante siderúrgico Arcelor Mittal, Lakshmi Mittal, considera que la normativa sobre las cuotas de CO2 supone una "penalización" a las inversiones en Europa y advirtió del "riesgo" de "deslocalización" que implicaría hacia otras regiones del mundo más flexibles en este ámbito.

Así lo dijo Mittal en una entrevista publicada hoy por el diario "L'Echo", en la que reclama "buenas condiciones para invertir en Europa" y llama la atención sobre las grandes opciones que ofrecen en cambio países con economías emergentes, como Brasil, en los que está presente el grupo siderúrgico.

El comercio de cuotas de dióxido de carbono (CO2) es un sistema que entró en vigor en 2005 para frenar el cambio climático, y sobre él los Gobiernos nacionales otorgan al año un número determinado de permisos de emisión a las instalaciones industriales y del sector energético de su territorio.

Mittal abordó este asunto en relación al problema al que se enfrenta el grupo siderúrgico para relanzar la actividad de dos altos hornos de la ciudad belga de Lieja, cuya producción podría abandonar si el Gobierno regional valón no le asigna 13 millones de toneladas de CO2 para su actividad entre los años 2010 y 2012.

La decisión de Arcelor Mittal de retomar la producción en sendos altos hornos de Lieja fue posterior a la elaboración del plan redactado por el gobierno valón para el reparto de cuotas de emisiones que corresponde a la región, enmarcado en el plan de Bélgica, ya presentado a la Comisión Europea.

De no modificarse el plan, Arcelor Mittal tendría que desembolsar unos 260 millones de euros, precio a pagar por esos 13 millones de toneladas de CO2.

"La región presionó al grupo durante meses para relanzar los altos hornos (...) y ahora no podemos hacerlo por la falta de cuotas necesarias", explicó Mittal, antes de advertir: "seré claro, si no tenemos la cuota no relanzaré Lieja".

Según recordó el presidente del consejo de administración de Arcelor Mittal, las emisiones de CO2 en Estados Unidos y Europa varían de 1,5 a 2 toneladas por cada una de acero producida.

"En otros mercados, y pienso en los emergentes (Brasil, Rusia, India y China) esa media puede duplicarse", por lo que "hace falta actuar sobre el problema a nivel mundial y no sólo penalizar al sector en Europa", añadió.

En referencia a esas economías emergentes, Mittal dijo que Brasil "es un país muy importante" para el grupo, y en ese sentido puso de relieve el hecho de que "las instalaciones de Arcelor Mittal Tubarao se convertirán en nuestra plataforma en Sudamérica".

Según Lakshmi Mittal, quien se puso al frente del gigante mundial del acero tras consolidarse la opa lanzada por la anglo-india Mittal Steel sobre la europea Arcelor, "la Comisión Europea debe conceder más tiempo al sector para reducir sus emisiones", una cuestión que trasladó la semana pasada al comisario europeo de Industria, el alemán Günter Verheugen.