Miércoles, 5 de Diciembre de 2007

Compañía animal

La demanda de hurones ha crecido en los últimos años, aunque el rey indiscutible de la casa para las tiendas de mascotas sigue siendo el perro

ISABEL REPISO ·05/12/2007 - 18:02h

Atrás quedó la moda del acuario exótico en casa, tan puesto de moda por el clásico de James Bond Octopussy (1983). Tampoco el pato, la tortuga o el hámster están a la cabeza de los más vendidos, por más que salieran en un libro de Las tres mellizas. El retrato de Da Vinci La dama del armiño (1488) es fiel reflejo del último grito en mascotas.

“En los últimos dos años, se ha dado una subida importante de los clientes que piden hurones”, reconoce Alfonso Beleña, de la tienda de mascotas Tropical Manises (Valencia). Una afirmación con la que coincide Daniel Gras, de Cuatro Patas (Barcelona). Este último reconoce que especies como el hurón, los conejos y las tortugas de tierra “se están vendiendo mucho últimamente, en parte porque los compradores son conscientes de que no precisan tantas atenciones como otros animales”.

No obstante, el rey de la casa sigue siendo el perro. “En especial, el bulldog francés, el labrador, el maltés y el cocker”, precisa Gras. Por su parte, Beleña matiza que “el tema del gato se está complicando porque cada vez más machos se han ido estirilizando por aquello del olor y hay mucha menos disponibilidad de ejemplares, por lo que el precio ha subido, casi triplicándose”.

Desde la Asociación Nacional de Amigos de Animales (ANAA), Susana Alonso se pronuncia sobre el mito de los abandonos masivos en verano: “Por desgracia, se dan durante todo el año”. Al respecto también opina Beleño al comentar que “nadie se compra un perro de 800 euros para abandonarlo. De hecho, los organismos protectores no suelen tener perros de raza, sino mestizos o de caza”.

Los precios de los hurones rondan los 250 euros por ejemplar en la web Animalots (Girona). Para su convivencia doméstica, es indispensable una jaula apropiada, mucha atención, cariño y tiempo. Tienen fama de juguetones y no desprenden tanto pelo como los gatos. En Estados Unidos, es la tercera mascota más extendida. No es cierto que sean roedores y pertenecen a la familia de los mustélidos, la misma de la que forman parte los zorros, las nutrias y los armiños.