Miércoles, 5 de Diciembre de 2007

País Vasco defiende fomentar la ganadería y la carne libres de piensos transgénicos

EFE ·05/12/2007 - 18:03h

EFE - La Comisión Europea (CE) propondrá el próximo 12 de diciembre un incremento del 2% en las cuotas de producción de leche asignadas a los países comunitarios.

El director de Innovación de la consejería de Agricultura del País Vasco, Martín Ascacíbar, defendió hoy, en el Comité de Regiones de la UE, el fomento de una producción ganadera y de carne de animales que no hayan sido alimentados con organismos genéticamente modificados (OGM).

Ascacíbar participó en una conferencia organizada por la red de regiones de la UE a favor de una agricultura sin transgénicos, en la que tratarán hoy y mañana de estudiar los medios para garantizar el abastecimiento de productos para alimentación animal, como la soja, que no sean OGM.

Dentro de esta red están el País Vasco, Asturias y Menorca, aunque aparte, en España hay otras ciudades que se han querido declarar libres de transgénicos.

El País Vasco es favorable a una producción agrícola o ganadera "sin OGM" porque considera que ese tipo de organismos "no aportan nada" a la hora de promover alimentos "de calidad", según Ascacíbar.

Por este motivo, explicó, el Gobierno y el Parlamento vasco han decidido ponerse de acuerdo con el sector ganadero de esta autonomía para fomentar la producción de alimentos de animales que no hayan comido OGM, mediante el abastecimiento de piensos libres de transgénicos.

Ascacíbar remarcó, no obstante, que "la batalla" está en el mercado y que hay que trabajar con las denominaciones de origen, así como en la comercialización, para que el consumidor conozca que la carne que elige es de calidad y no contiene OGM.

Señaló que en el País Vasco el grado en que los ganaderos se abastecen de piensos producidos en la autonomía es alto, porque hay muchas cooperativas, con lo cual es viable si se convence a las industrias.

En el caso de las importaciones de materia prima, agregó que se han promovido misiones a países como Brasil, para tratar de buscar acuerdos con productores de soja libre de OGM para que el ganadero "pueda elegir" esos piensos.

Asimismo, el País Vasco es partidario de un "etiquetado negativo" para que los alimentos que no procedan de productos con OGM lo expresen en su envase explícitamente, con el fin de que lleguen realmente al consumidor.

Añadió que ese tipo de etiquetado es importante para que la estrategia de producción sin OGM "tenga éxito".

En la actualidad, la UE exige lo contrario, una etiqueta para los productos que sí contienen OGM, cuando la presencia es más de un 0,9%.

Sin embargo, no es obligatorio ese etiquetado para los alimentos que proceden de animales que han ingerido alimentos o medicinas con transgénicos.

El representante del Gobierno vasco reivindicó "el derecho de las regiones a decidir" una agricultura o ganadería libres de OGM.