Miércoles, 5 de Diciembre de 2007

Azkarraga pide a ANV que rompa su silencio y denuncie la violencia de ETA

EFE ·05/12/2007 - 16:02h

EFE - La portavoz del Gobierno Vasco, Miren Azkárate, durante la rueda de prensa posterior a la reunión de los consejeros del Gobierno Vasco.

El consejero vasco de Justicia, Trabajo y Seguridad Social, Joseba Azkarraga, se mostró hoy contrario a la ilegalización de ANV, formación a la que pidió que "haga un gesto" y rompa su silencio para condenar la violencia de ETA.

"Una sigla histórica como es ANV donde tanta y tanta gente ha participado en sus filas y se ha manifestado históricamente en contra de la violencia -excepto en la etapa de la guerra- tiene algo que decir, no puede seguir manchando unas siglas históricas desde el silencio ante las actuaciones de ETA", dijo en declaraciones a la prensa.

No obstante, el consejero, que participó hoy en una reunión de ministros de Empleo de la UE junto con el titular español, Jesús Caldera, subrayó que el silencio "no es un delito" y por tanto "no puede llevar en ningún momento a la ilegalización".

Cualquier intento en ese sentido chocaría con el Gobierno vasco, que se opondría frontalmente a ello al considerar que la ilegalización de un partido político "no es el camino", añadió.

"Hemos dicho por activa y por pasiva que las ilegalizaciones de partidos políticos, el cierre de medios de comunicación , la persecución y criminalización del diálogo no son el medio ni vía adecuada y lo seguiremos haciendo", señaló el consejero.

Para Azkarraga, ANV tendrá que reflexionar sobre si su actuación "es la que se debe desarrollar en un país que está clamando por la paz, donde se está exigiendo a ETA que abandone la violencia".

"El silencio podrá ser cobardía, pero yo creo que ha llegado ya el día en que nadie puede mantenerse en silencio ante lo que está pasando", añadió.

Por otra parte, preguntado sobre si el Tribunal Supremo debería archivar la causa contra el lehendakari Juan José Ibarretxe al igual que ha hecho con el caso que tenía abierto contra el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, el consejero opinó que el gobierno vasco esperaba que eso ocurriera mucho antes.

"Entendíamos que era un proceso totalmente absurdo, que no tenía ningún sentido desde el punto de vista jurídico. Que podía tener sentido desde el punto de vista político y esa es la gravedad de este tema", señaló.

Azkarraga opinó que la decisión del Supremo sobre el caso Botín "crea jurisprudencia, por lo tanto no tendría ningún sentido continuar con esta causa abierta".