Miércoles, 5 de Diciembre de 2007

El Ministerio del Interior confirma que los detenidos están implicados en la muerte del guardia civil

EFE ·05/12/2007 - 13:52h

EFE - Vista de los exteriores del centro comercial de la localidad de Capbreton en el departamento de Las Landas, donde el sábado murió un guardia civil y otro resultó herido tras ser tiroteados por presuntos etarras cuando salían del mismo.

El Ministerio francés del Interior ha confirmado que los dos presuntos etarras detenidos hoy en el sur del país eran buscados por el atentado del sábado pasado en Capbreton en el que murió un guardia civil y otro quedó en estado muy grave.

A través de un comunicado, Interior ha señalado que la pareja estaba armada en el momento de la detención y que corresponde "a la descripción de los individuos buscados por el homicidio de un guardia civil español" el pasado 1 de diciembre.

La ministra francesa de Interior, Michèle Alliot-Marie, elogió el trabajo de las fuerzas del orden, que desde el sábado pasado estaban movilizadas para intentar detener a las tres personas que, según diferentes testigos, participaron en el atentado contra los guardias civiles Raúl Centeno, que murió, y Fernando Trapero, que resultó herido grave.

La Gendarmería francesa detuvo a los dos presuntos activistas de ETA - un hombre y una mujer - en las cercanías de la localidad de Châteauneauf-de-Randon, en el sur de Francia, según informaron fuentes de la investigación.

Antes de que Interior hiciera pública la nota, las fuentes se habían mostrado prudentes sobre la vinculación entre los dos detenidos y el atentado de Capbreton.

Ambos están relacionados con el intento de robo a punta de pistola, el lunes pasado, de un vehículo "Golf" en Gabillou, aunque tras un forcejeo con el propietario desistieron de su objetivo y se alejaron en un coche "Clio" de color verde.

Châteauneuf-de-Randon está cerca de Toulouse, en una zona en la que ayer por la tarde la Gendarmería estableció un sistema de control ante la posibilidad de que los ahora detenidos estuvieran en la región.

Algunas llamadas a la policía habían apuntado la existencia de una pareja que hablaba francés con acento español y que se movía en esa zona.