Miércoles, 5 de Diciembre de 2007

Detenidos 154 conductores en los dos primeros días de aplicación de la reforma del Código Penal

151 lo fueron por exceso de alcohol y tres exceso de velocidad.

EFE ·05/12/2007 - 12:08h

Pere Navarro, esta mañana, en una mesa redonda en Fuerteventura. /EFE

Un total de 154 conductores fueron detenidos en los dos primeros días de aplicación de la reforma del Código Penal, que considera delito circular sobrepasando los límites de velocidad o la tasa de alcohol, ha anunciado el director general de Tráfico, Pere Navarro.

En concreto, los pasados días 2 y 3 de diciembre, primeros días de la entrada en vigor de la reforma, tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado, fueron arrestados 151 conductores por superar los 0,60 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.

Mientras, sólo fueron detenidos tres conductores por exceso de velocidad, uno de ellos por superar en 60 kilómetros por hora la velocidad en vía urbana, y otros dos por circular sobrepasando en 80 kilómetros por hora el límite establecido en carretera.

Nueva ley 

A partir de la aprobación de la nueva normativa, aquellos que sobrepasen los límites de velocidad (conducir a más de 200 kilómetros por hora en autovía, a más de 180 en carretera y a 110 en vía urbana) serán castigados con penas de prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses y trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días y, en todos los casos, serán privados de conducir por un tiempo de entre uno y cuatro años.

La pena de prisión será de entre seis meses a dos años para el que conduzca "con temeridad manifiesta" y ponga "en concreto peligro la vida o la integridad de las personas", y de dos a cinco años si se demuestra además que se conduce de esa forma con "desprecio por la vida de los demás".

Quienes conduzcan con una tasa de alcohol de 1,2 gramos en litro de sangre podrán ser castigados con entre tres y seis meses de cárcel, pena que será de seis meses a un año en el caso de que un conductor se niegue a someterse a las pruebas de alcoholemia, drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas