Miércoles, 26 de Septiembre de 2007

Caldera dice que los accidentes se están reduciendo y las cifras son mejores en los últimos años

Agencia EFE ·26/09/2007 - 21:49h

Agencia EFE - El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, hoy durante el Pleno de la Cámara alta, en Madrid. EFE

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, aseguró hoy que los accidentes laborales se están reduciendo, que las cifras son las mejores de los últimos años y que las medidas aprobadas recientemente van a rendir resultados "importantes".

En respuesta a una interpelación urgente en el Congreso de los Diputados de la diputada de IU-ICV María Carme García, Caldera afirmó que los datos de siniestralidad están mejorando "sin ninguna duda, incluido este año" y que la situación "tiende a mejorar".

Los índices de incidencia de la siniestralidad (miden los accidentes por cada cien mil ocupados) desde 2003 reflejan una continua caída.

Puso como ejemplo, el que en 2007, respecto a 2006, en el sector de la construcción la caída ha sido la más llamativa: se han pasado de 15.298,6 accidentes por cada cien mil ocupados en 2003 a 12.900 en 2006, una bajada "verdaderamente notable".

Esta continúa acentuándose en este ejercicio, precisó el responsable de Trabajo.

Si la evolución se ve por bloques de años, desde 1997 a 2006 el índice total de incidencia de la siniestralidad ha caído casi un 10 por ciento, que en el caso de la construcción ha sido del 21 por ciento y del 11,5 por ciento en el sector servicios, indicó.

Por tanto, reiteró que sí se está produciendo un descenso, que achacó a los "múltiples instrumentos" que se están poniendo en marcha para mejorar la situación.

Entre ellos recordó que el Gobierno ha consensuado con los agentes sociales una Estrategia de Seguridad y Salud en el Trabajo que abarca hasta 2012, se ha aprobado la Ley de Regulación de la Subcontratación en la Construcción y se ha aumentado la plantilla de inspectores y subinspectores de Trabajo (habrá 2000 en 2008, de los 1.614 que había en 1994, cuando gobernaba el PP).

No obstante, Caldera calificó los más de 900 trabajadores muertos que se producen cada año como "sangría inaceptable".

A pesar de que la diputada de IU-ICV reconoció los avances que se están registrando, consideró que no son "sustanciales", criticó la reducción de la plantilla de inspectores y subinspectores que se registra y acusó a las Mutuas de Trabajo de "escamotearse" para no asumir los costes que suponen los muertos y heridos en el tajo.

Además, denunció que los reconocimientos de enfermedades profesionales durante el primer semestre de 2007 se han reducido a la mitad respecto al mismo período de 2006.

También estimó que los recursos humanos de la Inspección son "insuficientes" y relacionó los "altos" datos de siniestralidad con el incumplimiento de la normativa, la temporalidad, el trabajo a "destajo" y el "encadenamiento" de subcontratas".