Martes, 4 de Diciembre de 2007

Ban respalda la conferencia de Viena para prohibir las bombas de racimo

EFE ·04/12/2007 - 17:48h

EFE - Ban aseguró que seguirá muy de cerca el desarrollo de la reunión en la capital austríaca a la que asisten 127 países con la meta de lograr la prohibición de las bombas de racimo en todo el mundo para 2008.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, expresó hoy su respaldo a la conferencia internacional de tres días que se iniciará el miércoles en Viena para lograr un acuerdo que prohíba en todo el mundo el uso de las bombas de racimo.

Ban aseguró que seguirá muy de cerca el desarrollo de la reunión en la capital austríaca a la que asisten 127 países con la meta de lograr la prohibición de las bombas de racimo en todo el mundo para 2008.

El secretario general recordó que en múltiples ocasiones ha hecho saber su oposición a este tipo de armas, que considera que tienen un "impacto inhumano".

"Insto a los estados miembros (de la ONU) a que prohíban este tipo de armas de racimo que causan un daño inaceptable a los civiles, y a que adopten medidas nacionales para paralizar el uso y transferencia de todas las bombas de racimo hasta que se apruebe un nuevo instrumento legal", dijo Ban.

Se calcula que el 98 por ciento de las víctimas de las armas de racimo o fragmentación son civiles, ya que tienden a no explotar por completo tras su lanzamiento.

El proyectil principal de estos artefactos se desprende tras ser arrojado y dispersa decenas de pequeñas bombas, que pueden permanecer sin explotar durante mucho tiempo, hasta que alguien las manipula o pisa por error.

A pesar de una creciente oposición internacional a su uso, algunas de las principales potencias armamentísticas como Estados Unidos, Rusia, China, India y Brasil se han mantenido al margen de la reunión de Viena.

En su declaración, Ban apuntó su deseo de que los intentos por lograr una prohibición internacional "se intensifiquen a lo largo del próximo año".

"Hay altos intereses humanitarios, de derechos humanos y desarrollo en juego", agregó.

En países como Laos, Camboya y Vietnam, este tipo de armas siguen causando muertos, 40 años después de haber sido utilizadas por Estados Unidos.

La última vez que se emplearon en un conflicto fue en el verano de 2006 por parte Israel en su campaña de bombardeos contra Hizbulá Líbano.