Martes, 4 de Diciembre de 2007

Se acabó el Impuesto de Patrimonio

Los candidatos a la presidencia abren la puerta a más rebajas fiscales en la próxima legislatura

B. CARREÑO / A. M. VÉLEZ ·04/12/2007 - 22:57h

“Hay que distinguir reducir impuestos de reducir recaudación. Son dos conceptos distintos aunque siempre hay personas de determinados ámbitos ideológicos que, por cierto, suele ser más propio del mio, que les cuesta digerirlo”.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero ya sabía, a priori, el efecto de la propuesta de suprimir el Impuesto sobre el Patrimonio en la próxima legislatura, que aunció ayer en el foro de la revista británica The Economist.

Rodríguez Zapatero trasladó así al programa del PSOE una propuesta ya anunciada por el PP, que afecta a un millón de contribuyentes y que supuso, con datos de 2005, 1.400 millones de euros de recaudación.

De esta forma, los contribuyentes españoles pueden contar con casi total seguridad con la eliminación del impuesto, ya que en su intervención posterior en el mismo foro, el líder del PP, Mariano Rajoy, recalcó su intención de acometer la misma medida.  Rajoy, pasó de puntillas por la propuesta del presidente  “eso ya lo había anunciado yo” aunque mostró su “alegría” porque los socialistas se acercaran al ideario económico del PP.

El matiz de la propuesta radica en la lista de razones esgrimidas por el presidente para abolir el impuesto. En su opinión, este tributo fue creado para gravar patrimonios “improductivos” y ha terminado recayendo “sobre las clases medias”.

En este sentido, apuntó a que las “clases altas” han encontrado “fáciles mecanismos para su elusión”, en referencia a las ingenierías fiscales con las que las grandes fortunas se gestionan.

Pero, además, Rodríguez Zapatero cree que la cesión autonómica del impuesto ha incidido en la “desigualdad del tratamiento fiscal de los españoles”. Precisamente, el hecho de que este tributo esté cedido a las comunidades autónomas, es decir, ellas son las beneficiarias de su recaudación, había pospuesto su decisión de eliminarlo para no afrontar una obligada contraprestación. 

Así, cada vez que el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Pedro Solbes, ha sido preguntado por la eliminación del tributo, siempre ha reconocido que no acometía la reforma para evitar compensar a los gobiernos regionales.

Contradicción con Solbes

Sin embargo, el anuncio de ayer supuso una nueva nota discordante entre las opiniones expresadas por el titular de Economía y la oficina económica de Moncloa. Rodríguez Zapatero asumió que se “compensará” a las autonomías. La moneda de cambio se decidirá en el marco del próximo debate de financiación autonómica, donde Solbes ya había anunciado, sin una disposición tan davidosa, que se trataría el tema. En cualquier caso, desde Bruselas mostró su conformidad con la noticia.

Una vez argüida la justificación de la carrera fiscal entre autonomías para eliminar un tributo, fuentes próximas al Gobierno consideran próxima la elminación del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, otro de los instrumentos utilizados por los gobiernos regionales para competir en fiscalidad.

A este respecto, Rodríguez Zapatero advirtió ayer de que la eliminación de Patrimonio va en línea con la “modernización y simplificación” del sistema fiscal español. Además recordó que el fuerte superávit que se conseguirá en esta legislatura “muy posible, por encima del 1,8% del PIB”, deja margen de maniobra para otras rebajas. Éstas podrían dirigirse al Impuesto de Sociedades.

Sin nostalgia de la construcción y con la crisis localizada

Zapatero cree que los efectos de la crisis de crédito iniciada en el verano son “limitados y asimétricos”. Según el presidente, el Impacto macroeconómico será “reducido” y de “carácter transitorio”. Así, cree que los inversores “han aislado al sector inmobiliario de EEUU como el riesgo más relevante” y que a lo que se enfrenta ahora la economía es a una “crisis de solvencia más localizada”. En este contexto, el presidente resaltó la “ventaja comparativa de España” por la fortaleza del sistema financiero y el cambio de modelo de crecimiento. En este sentido, el presidente mostró su satisfacción por el nuevo “equilibrio” de la economía española, en el que cree que “la oferta ha dado paso al empuje de la demanda”. Además, aseguró que una vez logrado este cambio no va a tener “nostalgia a la construcción”.     

SACADUDAS: ¿Qué es el Impuesto sobre Patrimonio?

Un complemento al IRPF

El Impuesto sobre el Patrimonio es un tributo directo sobre el patrimonio físico de las personas físicas (no empresas) a 31 de diciembre de cada año. Grava la capacidad de pago adicional que supone tener un patrimonio y complementa al IRPF (no se solapan).

¿De dónde procede?

Creado en España en 1977 con una intención censal, empezó como un tributo extraordinario y acabó siendo definitivo. Actualmente, sólo cinco países europeos lo aplican (Francia, Suecia, Suiza, Noruega y España) y se prevé que, en 2008, sólo permanezca en Suiza y en Francia.

¿Dónde se aplica?

Al ser un impuesto cedido a las comunidades autónomas, su aplicación varía de unas regiones a otras. En Navarra, País Vasco, Ceuta y Melilla, no existe y en sólo seis comunidades permanece como fue diseñado por la Administración estatal: Asturias, Baleares, Canarias, Castilla-La Mancha, La Rioja y Murcia. El resto, lo ha modificado elevando al alza el mínimo exento y ofreciendo exenciones a las personas con minusvalía. En septiembre pasado, Madrid anunció su supresión.

¿Quiénes no pagan?

En las regiones que no han cambiado la normativa, están exentos los contribuyentes con un patrimonio inferior a 108.182 euros. En el caso de la vivienda habitual, está exenta la que valga menos de 150.253 euros, pero se suele tomar como referencia el valor catastral, menor al de mercado.

¿Quiénes sí pagan?

En 2005 (último dato disponible), lo pagaron 941.101 personas. Declararon otras 16.402 más, pero quedaron exentas.

¿Cuánto recauda?

En 2005, las comunidades recaudaron 1.442,6 millones de euros, es decir, 1.553 euros por contribuyente. Este dinero se destina, mayoritariamente, a sanidad y educación.

Noticias Relacionadas