Martes, 4 de Diciembre de 2007

Los etarras que intentaron robar un coche en Francia dispararon durante el forcejeo

La policía intenta averiguar si son los mismos terroristas que dispararon a los guardias civiles. Un cuerpo de élite francés ha establecido controles en toda la zona. 

VASCO PRESS ·04/12/2007 - 21:54h

Uno de los etarras que ayer intentó robar un coche en Dordoña hizo un disparo de pistola para que el propietario del vehículo no le impidiera llevárselo. La policía y la Gendarmería mantienen abierta una operación para tratar de localizar a los autores de ese robo frustrado y para ver si están relacionados con el asesinato del guardia civil Raúl Centeno ocurrido el sábado en Las Landas.

Efectivos del GIGN, una unidad de élite de los gendarmes, han sido enviados como refuerzos a la zona. 

Los frustrados ladrones fueron un hombre y una mujer que viajaban en un Renault Clío con el que se dieron a la fuga después de que el propietario del turismo que pretendían robar, un Volkswagen Golf, impidiera sus propósitos.

Una localidad francesa de apenas noventa habitantes

El suceso se produjo a las 12:45 horas de ayer en una casa de campo de la localidad de Gabillou, una localidad de apenas noventa habitantes situada en el departamento de Dordoña. Según el relato efectuado al diario "Sud Ouest" por los propietarios del turismo, a la hora indicada Sebastien Henri, cargo electo de nivel cantonal, y sus padres se encontraban comiendo en la vivienda cuando, a través de la ventana vieron llegar un turismo Clio que se acercaba por el camino que lleva a la casa.

El turismo dio media vuelta y la familia se desentendió hasta que al cabo de diez minutos se dieron cuenta de que alguien había puesto en marcha el coche de Sebastien Henri. "Mi hijo salió de casa corriendo cuando el coche estaba marcha atrás -declara la madre de Sebastien-. Logró subirse por la puerta del pasajero antes de que el ladrón se escapara". 

Sébastien comentó a forcejar con el ladrón mientras el coche circulaba por el camino."El ladrón iba armado y disparó un tiro durante el forcejeo", indicó la madre. El disparo no alcanzó a Sébastien sino que impactó en el parabrisas. Al cabo de doscientos metros en los que continuó la pugna entre el propietario y el asaltante, el coche se salió del camino y cayó en un foso. En ese momento llegó al lugar el Clío verde con su conductora, que también iba armada con una pistola, y que ayudó al ladrón a subir al Renault con el que se dieron a la fuga.

La policía busca huellas en el coche

Una vez alertada la Gendarmería, efectivos de este cuerpo policial, así como de la PJ y la policía científica acudieron al lugar para interrogar a Sebastien Henri y para buscar huellas en el Volkswagen Golf que permitieran identificar al miembro de ETA. El vehículo fue trasladado a dependencias policiales de Burdeos para un examen mucho más detallado.

Los servicios policiales se pusieron en alerta aplicando el Plan Epervier (Gavilán) para establecer controles en una zona amplia.

Además de los efectivos locales, fueron enviados como refuerzos miembros de los Grupos de Intervención de la Gendarmería Nacional (GIGN), una unidad de élite especializada en asaltos, equivalente a los "geos" de la policía española o a la UEI de la Guardia Civil.