Martes, 4 de Diciembre de 2007

Casi 45.000 juguetes retirados, los productos más sospechosos de la Red de Alertas

EFE ·04/12/2007 - 15:58h

EFE - El ministro de Sanidad, Bernat Soria, antes de la rueda de prensa que ofreció para informar de la campaña puesta en marcha por el Ministerio de Sanidad y Consumo y el sector juguetero para promocionar la compra de juguetes seguros de cara a la Navidad.

Los juguetes son los productos no alimenticios que más sospechas han levantado en 2007 por su posible peligro, lo que ha motivado la retirada de 45.000 y la destrucción de 12.000, el 80 por ciento de ellos procedentes de países asiáticos.

Coincidiendo con la época navideña, el Ministerio de Sanidad ha presentado una campaña, junto a los fabricantes, comerciantes y distribuidores de juguetes, que aconseja no ahorrar en seguridad, elegir el juguete adecuado a la edad del niño y vigilar su uso.

La Red de Alerta de Productos no Alimenticios (RAPEX) ha recibido este año 1.987 alertas, el 48 por ciento más que en 2006, y de ellas 588 corresponden a juguetes con posibles riesgos, que no han provocado ningún accidente, según ha explicado el ministro de Sanidad, Bernat Soria.

Para Soria, el aumento de las alertas se debe a que "los servicios de control funcionan mejor" y a que existe una mayor sensibilidad social de los consumidores y de los sectores encargados de comercializar estos productos.

Los controles de estos productos se realizan en el Centro de Investigación y Control de la Calidad (CICC), dependiente de Sanidad, donde reciben, de todas las comunidades autónomas, los juguetes sospechosos. Más de la mitad de los juguetes analizados este año -660- incumplían la normativa -337-.

Los que son evidentemente inseguros son retirados inmediatamente por las autoridades administrativas. En 2007 fueron sacados del circuito comercial 44.812 unidades de juguetes y 11.899 destruidos.

Los juguetes más alertados son los que lanzan flechas con ventosas, los blandos para apretar, peluches, coches, barcos, aviones, teléfonos y juguetes para arrastrar. En el centro se analiza si tienen piezas que se puedan desprender, punzantes o tóxicas.

Por ejemplo, en el caso de maquillajes para niñas, se comprueba además de si contienen sustancias tóxicas, si cumplen los requisitos exigidos a los cosméticos en general.

Los riesgos potenciales más habituales son la asfixia (59,20%), lesiones diversas por aristas o rotura de algún elemento (25,80%), intoxicación (17,26%), estrangulamiento (4,60%), lesiones auditivas (3,60%), quemaduras (1,71%) y descargas eléctricas (1,56%).

Con el lema "Trabajando juntos por la seguridad", se colocarán carteles informativos para que los consumidores no se olviden de comprobar que en la etiqueta figura la sigla CE, que deben leer las advertencias de seguridad e instrucciones de uso y sobre todo vigilar el juego de sus hijos.

Con este mismo objetivo, el ministro de Sanidad presidirá esta tarde en Ibi (Alicante) la firma de un acuerdo entre el Instituto Nacional del Consumo y la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes para garantizar la información y la seguridad de los consumidores en el uso de juguetes.