Martes, 4 de Diciembre de 2007

"Zapatero sabrá lo que hace, pero la energía nuclear es una gran oportunidad"

Fatih Birol, economista jefe de la Agencia Internacional de la Energía y autor del informe World Energy Outlook 2007

MANUEL ANSEDE ·04/12/2007 - 20:22h

Fatih Birol. /M. A.

El 17 de octubre de 1973 la Organización de Países Exportadores de Petróleo Árabes cortó el grifo de crudo a los países de Europa Occidental y Estados Unidos por apoyar a Israel durante la Guerra del Yom Kippur. Las consecuencias son de sobra conocidas: una recesión económica galopante y la voluntad de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) de reducir su dependencia energética del polvorín de Oriente Medio. Así nació la Agencia Internacional de la Energía (AIE). El último informe de esta organización internacional, World Energy Outlook 2007, advierte de que Estados Unidos y Europa Occidental están a punto de cometer los mismos errores que en 1973.

Las necesidades energéticas del mundo van a crecer en torno al 55% hasta 2030 -a causa, principalmente, de la voracidad de los países emergentes, como China e India- y los yacimientos de Estados Unidos y el Mar del Norte seagotan. Si no se produce un giro radical de las políticas, los países árabes volverán a tener el mando de la energía en el mundo. El autor del informe, el economista jefe de la AIE, Fatih Birol (Ankara, Turquía, 1958), lo explica con una peculiar comparación: "Si un hombre de 70 años tiene una novia de 25 años, sabe que algún día le dejará y sería listo si deja a la chica antes de que ella le deje a él. Así que hay que dejar el petróleo antes de que él nos deje a nosotros".

¿Un barril de petróleo caro es una buena noticia para el medio ambiente?

No necesariamente. Que el petróleo esté caro no es una buena noticia, aunque es cierto que los precios elevados del petróleo aumentan la eficiencia energética. No deberíamos pensar que el mundo es sólo Europa. Hay muchos países pobres que sufren los precios altos del petróleo, como los del África subsahariana. En estos países, a causa de los altos precios, la factura del petróleo importado adicional cuesta cada año un 3% del Producto Interior Bruto de media. Y hay que tener en cuenta que el 50% de los habitantes de estos países viven bajo el umbral de la pobreza, con menos de un dólar al día.

¿China e India son responsables de la subida del precio del petróleo?

Hay tres actores fundamentales. El primero son los países productores, como Arabia Saudí, Irán y Kuwait, que deberían incrementar la oferta. El segundo protagonista son los países de la OCDE, los países ricos, que deberían bajar su demanda de petróleo. El tercer actor es nuevo: China e India. Hoy, en China, 20 personas de cada 1.000 tienen coche. En Europa son 680 de cada 1.000. Decir a China e India que no compren coches noes justo, deberíamos ayudarles a que se desarrollen.China e India dicen que no son responsables de la subida, que la culpa es de la especulación y los factores geopolíticos.

Nosotros no acusamos a ningún país. Las causas de la subida están muy ligadas. La especulación y los factores geopolíticos amplifican los precios, no son la primera razón. Los precios son muy nerviosos.

¿Cree que los países ricos tienen que subvencionar la reducción de CO2 de China e India?

Esta semana ha empezado la Cumbre de Cambio Climático de Bali. Hay algo que deben saber. China e India serán los principales países emisores muy pronto. Este año, China ha sobrepasado a Estados Unidos como principal país emisor e India se convertirá en el tercer país emisor en 2015. Sin China, Estados Unidos e India a bordo no hay ninguna oportunidad de afrontar el problema del cambio climático. China e India son países en desarrollo, muy pobres. En India hay 420 millones de personas que no tienen electricidad. Los países de la OCDE deberían asumir posiciones de liderazgo y proporcionar incentivos a China e India para configurar políticas energéticas más sostenibles. Estos dos países también deben contribuir, pero el liderazgo y la responsabilidad es de los países ricos. La arquitectura post-Kioto debería encontrar mecanismos para que China e India también luchen contra el cambio climático. En caso contrario, no hay ninguna oportunidad de vencer.

¿La situación sería diferente sin la guerra de Irak?

Por supuesto, los problemas de Irak han desempeñado un papel importante en los últimos años, igual que los de Nigeria u otras situaciones de tensión en Oriente Medio. La mala noticia es, que en el futuro, la mayor parte de nuestro petróleo tendrá que venir de Oriente Medio, porque en los países de la OCDE la producción de petróleo está decayendo.

Su informe dice que hay que desarrollar la energía nuclear. ¿Qué opina de la política antinuclear del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero?

Todo los Gobiernos tienen derecho a ver qué es lo mejor para sus ciudadanos. El Gobierno español, o el alemán, sabrán lo que hacen y qué es bueno para ellos, pero nosotros decimos que la energía nuclear es una gran oportunidad para mejorar la seguridad energética y luchar contra el cambio climático, porque no tiene emisiones de CO2. Pero la última palabra es de los Gobiernos. En este tema hay una paradoja, porque por un lado se afirma que hay que apostar por la energía nuclear, pero por otro se ponen trabas al desarrollo nuclear iraní.Todos los países tiene derecho a decidir qué tecnología van a utilizar. No se puede decir "este país sí, este no", porque esto no funciona así. Pero en tecnologías como la nuclear hay reglas de instituciones internacionales, como la Agencia Internacional de la Energía Atómica. Se puede participar en el juego, pero de acuerdo con sus reglas.

¿Los biocombustibles son una alternativa a considerar?

Los biocarburantes son prometedores, pero su contribución no será revolucionaria, sino más bien modesta. En la actualidad, sólo el 1% del carburante utilizado por el transporte proviene de biocombustibles. En 2030, el máximo porcentaje que pueden alcanzar es del 6% o el 7%. Por otro lado, la implicación de los biocarburantes en la mitigación del cambio climático no está clara. No está claro que sean mejores que el petróleo. Lo que es bueno es que mejoran la seguridad energética, porque se reduce la dependencia de Oriente Medio.