Martes, 4 de Diciembre de 2007

Bush hace oídos sordos a la inteligencia: Irán es una amenaza

EEUU dice que hay que continuar la presión sobre Teherán, mientras los iraníes cantan victoria

PÚBLICO.ES ·04/12/2007 - 20:20h

Bush anunció ayer en conferencia de prensa que EEUU no variará su política

No importa lo que digan los servicios de inteligencia de su país. George Bush sostiene que la política estadounidense hacia Teherán no ha cambiado y que Irán fue, es y será peligrosa si desarrolla su programa de enriquecimiento de uranio.

Los 16 servicios de inteligencia con los que cuenta EEUU hicieron públicas el lunes sus conclusiones sobre la amenaza que supone Irán: el Gobierno iraní interrumpió hace cuatro años su programa de armas nucleares y no hay pruebas que indiquen que lo ha vuelto a poner en funcionamiento.

Bush explicó en una conferencia de prensa que el texto revela que hay que continuar con la presión sobre Irán porque demuestra que ese país aún está desarrollando su tecnología nuclear y, por tanto, podría reiniciar un programa armamentístico: "Irán era peligrosa. Irán es peligrosa. E Irán será peligrosa si consigue obtener el conocimiento necesario para fabricar un arma nuclear", dijo Bush.

Irán se mostró exultante. Hizo saber que el informe supone una reivindicación de sus posiciones, que consisten en decir que su programa nuclear tiene sólo objetivos civiles y pacíficos.

"Es natural que lo recibamos con satisfacción cuando los países que en el pasado presentaban posiciones ambiguas sobre el tema ahora cambian sus puntos de vista hacia actitudes más realistas", dijo el ministro de Exteriores, Manouchehr Mottaki.

Las conclusiones del informe -que también advierte de que Irán ha continuado con su programa de enriquecimiento de uranio- van a tener una influencia decisiva en las conversaciones en la ONU sobre una posible tercera ronda de sanciones contra Irán.

Según China, con poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, el informe ha creado una nueva situación: "Creo que todos tenemos que dar por hecho que las cosas han cambiado", explicó su embajador en Naciones Unidas.

Francia y el Reino Unido apuestan por mantener la presión diplomática sobre Teherán porque -como dice el informe- ha influido en la decisión de Irán de no continuar el proceso de fabricar armas nucleares.

Recordando Irak
Los senadores demócratas aprovecharon la ocasión para recordar el fiasco de las armas de destrucción masiva iraquíes que nunca llegaron a aparecer.

"Las conclusiones demuestran que los servicios de inteligencia han aprendido las lecciones de la debacle de Irak", dijo el senador John Rockefeller. Otros acusaron a Bush de haber continuado alarmando con la amenaza iraní cuando ya conocía el contenido del informe.

Bush dijo ayer que fue informado recientemente, el pasado miércoles. La Casa Blanca ha admitido que el presidente fue informado en julio o agosto de que los servicios de espionaje tenían información de que los iraníes habían detenido su programa de armas nucleares, pero que llevaría tiempo analizar todos los datos disponibles.

El candidato demócrata a la presidencia Barack Obama recordó a los periodistas que la nueva información obliga a utilizar medios diplomáticos, pero no militares, frente a Irán. Y criticó a los senadores, en referencia a Hillary Clinton, que no se tomaron la molestia de leer entero el informe de los servicios de inteligencia sobre las armas iraquíes en 2002.

El Congreso de EEUU, dominado por los demócratas, pidió el año pasado que se hicieron públicas las conclusiones del informe, que habitualmente se mantienen secretas. El director nacional de Inteligencia dijo hace unas semanas que no iba a hacerlo, pero al ver las conclusiones decidió cambiar de opinión.

Noticias Relacionadas