Martes, 4 de Diciembre de 2007

La falta de tiempo impide al Senado renovar el TC

La disolución de las Cámaras atrasa la elección a la siguiente legislatura

ÁNGELES VÁZQUEZ ·04/12/2007 - 19:59h
La falta de tiempo ha impedido la renovación de los cuatro magistrados del Tribunal Constitucional cuyo mandato expira este mes. La cercanía de la disolución de las Cámaras, prevista para finales de mes, ha obligado al Senado a dejar para la legislatura siguiente la renovación del tercio del Pleno del alto tribunal que le corresponde.

 

Los magistrados afectados son la presidenta del TC, María Emilia Casas, el vicepresidente, Guillermo Jiménez, Vicente Conde y Jorge Rodríguez-Zapata. La primera es considerada progresista y los otros tres, conservadores. De acuerdo con la composición del Senado, en la renovación debían corresponder dos magistrados a cada sector. En ese supuesto, la mayoría del TC quedaría en manos progresistas (7 a 5), frente al actual empate (6 a 6).

Pidieron ampliación

El acuerdo de la Mesa del Senado ha suspendido el plazo otorgado el pasado 21 de noviembre a los Parlamentos autonómicos para que presenten sus candidatos a magistrado del Constitucional antes del 15 de diciembre.

Castilla-La Mancha, Extremadura, Galicia, Andalucía y Murcia pidieron al Senado una ampliación del plazo, porque sus Asambleas Legislativas necesitan "elaborar y aprobar unas normas que regulen el procedimiento que hayan de seguir para proponer a los candidatos". Además, Andalucía tiene que disolver su Parlamento, porque celebrará elecciones el 9 de marzo.

El juego del PP

Así, el poco margen de maniobra que tenía el Senado para nombrar a los magistrados que le marca la Constitución ha contribuido a que el PP logre su objetivo de que no se produzca el relevo en el alto tribunal, hasta que no se resuelva el recurso que ha presentado contra dos apartados del artículo 16 de la ley reguladora del Constitucional.

Uno es el relativo a la prórroga de mandato de Casas, mientras siga siendo magistrada -en el que se han producido las recusaciones en cascada de cinco magistrados-, y el otro es por el que el Senado nombrará magistrados a propuesta de los parlamentos autonómicos.

Por su parte, el portavoz socialista en el Senado, Joan Lerma, desvinculó el retraso con el "boicot del PP", porque se ha debido a la escasez de tiempo planteada por los parlamentos autonómicos. Ninguno de ellos alegaba no querer responder mientras se resolviera el recurso planteado por el PP ante el Tribunal Constitucional.

34 candidatos

Lerma recordó que tras las próximas elecciones, el Senado dispondrá de un máximo de 34 candidatos, suficientes para elegir a cuatro. La designación será por mayoría de tres quintos, igual que se necesita para renovar el Consejo General del Poder Judicial, que lleva más de un año en funciones, por la negativa del Partido Popular a llegar a un acuerdo.