Martes, 4 de Diciembre de 2007

Bush dice que Irán "fue, es y será" peligrosa si desarrolla su programa nuclear

EFE ·04/12/2007 - 20:09h

EFE - El primer ministro israelí Ehud Olmert habla a la audiencia en el 'Memorial Hall' de la Academia Naval de los Estados Unidos, ubicada en Annapolis, Maryland, el 27 de noviembre pasado.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, advirtió hoy que la política estadounidense en relación a Teherán no ha cambiado y que Irán "fue, es y será peligrosa" si desarrolla su programa de enriquecimiento de uranio.

Las palabras de Bush, pronunciadas en una rueda de prensa, se producen un día después de que un informe de las agencias de inteligencia estadounidenses revelara que Irán paralizó en el año 2003 su programa para desarrollar armas nucleares.

Esta conclusión contradice las afirmaciones que realizó el Gobierno de Estados Unidos hace dos años, cuando defendió que el régimen de Teherán estaba construyendo una bomba nuclear.

Hace solo unas semanas, en octubre pasado, Bush alertó a la comunidad internacional de la posibilidad de una tercera guerra mundial si Irán conseguía fabricar un arma nuclear.

En la conferencia de prensa celebrada hoy en la Casa Blanca, en la se trataron una amplia gama de temas de índole nacional e internacional, Bush se refirió al estudio e indicó que fue informado del mismo "la semana pasada" y que, por lo tanto, cuando realizó la citada alerta no tenía conocimiento del mismo.

En este sentido, apuntó que el informe no es una razón para dejar de ejercer presión diplomática sobre Irán, porque una de las conclusiones que se deducen del estudio es que la estrategia que siguió Estados Unidos "fue efectiva".

A su vez, indicó que la comunidad internacional debe seguir presionando a Irán en relación a su supuesto programa nuclear.

"Creo que el informe difundido ayer es una señal de advertencia porque lo podrían reiniciar. Tuvieron el programa y lo paralizaron", opinó el presidente estadounidense, quien agregó que "todas las opciones" siguen sobre la mesa en relación con las medidas que se han de adoptar contra Teherán.

"El informe nos da una oportunidad para seguir cohesionando a la comunidad internacional y presionar al régimen iraní para suspender su programa", opinó el presidente estadounidense.

Bush también se mostró convencido de que "alguien que en una ocasión anterior ha escondido su programa nuclear lo puede volver a hacer. Teherán con un arma nuclear es una seria amenaza a la paz".

Tras insistir en que cree que Irán "sigue siendo peligrosa", explicó que su opinión respecto a Teherán "no ha cambiado".

En su primera conferencia de prensa desde hace casi siete semanas, Bush también se refirió a otros temas como el reciente referendo en Venezuela; el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Perú y la economía estadounidense.

También, tal y como lleva haciendo desde el pasado viernes, Bush instó al Congreso a que apruebe, antes del receso navideño, una serie de proyectos de ley que aún quedan en el tintero, entre ellos el de suministro de fondos para las guerras en Irak y Afganistán.

En relación a Venezuela, subrayó que el pueblo venezolano ha rechazado "el gobierno unipersonal" al derrotar el pasado domingo en un referendo la reforma constitucional impulsada por el presidente Hugo Chávez.

En opinión de Bush, los venezolanos "votaron a favor de la democracia".

Sobre la economía estadounidense recalcó que los fundamentales económicos del país siguen siendo sólidos a pesar de los vientos poco favorables que soplan en el sector inmobiliario y expresó su confianza en el plan que ultima el gobierno y la industria hipotecaria para aliviar la crisis en el sector de hipotecas de alto riesgo.

"Los fundamentales económicos son buenos", dijo el inquilino de la Casa Blanca en rueda de prensa, en la que se refirió a los bajos niveles de inflación, los bajos tipos de interés, el robusto mercado laboral y el incremento en las exportaciones como razones para ser optimista.

Reconoció, de todos modos, que la primera economía mundial afronta desafíos.

Respecto a Perú, Bush instó al Senado estadounidense a que apruebe el Tratado de Libre Comercio, por entender que traerá beneficios a las economías de ambos países.

"Espero que el Senado lo apruebe", como ya lo hizo el mes pasado la Cámara de Representantes, dijo Bush y aseguró que la aprobación de temas nacionales e internacionales.

El mandatario estadounidense aseguró que la aprobación del TLC con Perú sería "un paso positivo" para ambas naciones.