Martes, 4 de Diciembre de 2007

Israel insiste en que es imprescindible atacar Irán

El ministro de Defensa resta interés al informe de los servicios de inteligencia norteamericanos

EUGENIO GARCIA GASCÓN ·04/12/2007 - 18:33h

La plana mayor israelí restó ayer importancia al informe de los servicios de inteligencia de Estados Unidos e instó a Washington y a la "comunidad internacional" -un eufemismo bajo el que se esconde la UE- a que endurezcan sus sanciones contra el régimen islámico de Irán.

En este sentido se pronunció el primer ministro Ehud Olmert, quien dijo que el presidente Bush ya le había informado del contenido del informe durante la reciente cumbre de Annapolis celebrada en el estado de Maryland la semana pasada.

Pero las palabras más duras vinieron del titular de Defensa, el laborista Ehud Barak, un político extraordinariamente ambicioso que no desperdicia ninguna oportunidad de mostrarse como el chico malo de la película por considerar que de esta manera obtiene un mayor rédito político en su país.

"Nuestra responsabilidad es asegurarnos que se hacen las cosas correctas. Hablar constantemente de la amenaza iraní -como hemos hecho últimamente- no es lo correcto porque las palabras no detienen los misiles", explicó Barak sin descartar en ningún momento la opción militar.

El ministro de Defensa manifestó que "por lo que nosotros sabemos" Irán ha reanudado su programa nuclear con fines armamentistas desde 2003. "Hay diferencias en los análisis de distintas organizaciones y sólo el tiempo dirá quién tiene la razón", añadió en una velada referencia a los análisis de los servicios de inteligencia israelíes.

"No podemos permitirnos descansar simplemente porque haya un informe de inteligencia de la otra parte del mundo, aunque el informe sea de nuestro mejor amigo", agregó Barak.

Pero en medios militares hebreos se interpreta dicho informe como un mazazo en las aspiraciones de Israel de atacar Irán, una idea que ha sido un punto cardinal de la política de los sucesivos gobiernos israelíes de los últimos años.

Fuentes políticas indicaron que Olmert se quedó helado la semana pasada cuando Bush le dio cuenta del informe. El primer ministro llevaba la idea de proponer al presidente norteamericano que se comenzara a estudiar un calendario para atacar Irán, de manera que las palabras de Bush causaron la desazón de Olmert.


Noticias Relacionadas