Martes, 4 de Diciembre de 2007

La industria propone cambiar el etiquetado energético de los electrodomésticos

EFE ·04/12/2007 - 19:32h

EFE - Un empleado de la empresa de fabricación de electrodomésticos alemana AEG/Electrolux empuja un carrito con un lavavajillas.

La industria europea propuso hoy reformar el sistema de etiquetado energético de los electrodomésticos para permitir que éste siga siendo efectivo y que se impulse el desarrollo de productos más eficientes y ecológicos.

El Comité Europeo de Fabricantes de Equipamiento Doméstico (CECED), que reúne a las principales empresas del sector, presentó en una rueda de prensa su propuesta para adaptar a la situación actual y futura el sistema de etiquetado vigente en la UE.

Éste cataloga los electrodomésticos desde la clase G, la menos eficiente, hasta la A++, la mejor en este apartado, y los relaciona con colores que van del rojo al verde pasando por naranjas y amarillos para ofrecer una información sencilla al consumidor.

El plan de CECED propone cambiar esta escala por otra numérica en la que el 1 y el color rojo se asignarían a la clase de aparatos menos eficientes y los siguientes números y colores hasta el número 7 y el color verde a las superiores.

El objetivo de las empresas es permitir que la clasificación pueda dar cabida a los nuevos productos que se están desarrollando, y que ya están por encima de la clase A, la más alta en el actual sistema.

Los frigoríficos, lavadoras o lavavajillas calificados ahora con A++ (una clase temporal creada para dar cabida a los aparatos más eficientes) se situarían en el 7 de la nueva escala, según explicó el director general de CECED, Luigi Meli.

Esto permitiría asignar a las futuras clases ultraeficientes los números sucesivos, mientras se eliminarían los más bajos para mantener siempre un espectro de siete clases, como ocurre ahora.

CECED ha trasladado su propuesta a la Comisión Europea (CE), que tiene previsto acometer la reforma del actual sistema de etiquetado durante 2008, y que ha acogido "positivamente" las ideas de la industria, según aseguró Meli.

La apuesta de los fabricantes por los electrodomésticos eficientes y por contribuir a alcanzar los objetivos europeos de reducción de emisiones contaminantes se completa con una propuesta para retirar obligatoriamente del mercado todos los frigoríficos y congeladores de la clase A e inferiores de aquí a 2013.

Actualmente, éstos representan las tres cuartas partes de los aparatos en uso, mientras que el resto son ya frigoríficos y congeladores de las clases A+ y A++.