Martes, 4 de Diciembre de 2007

Ecofin descarta implantar reglas comunes para la supervisión financiera en la UE

EFE ·04/12/2007 - 13:09h

EFE - Los ministros de Economía de España, Pedro Solbes(d), y Bélgica, Didier Reynders, conversan al inicio de la reunión de los titulares de Finanzas de la UE (Ecofin), hoy en Bruselas.

Los ministros de Finanzas de los Veintisiete (Ecofin) descartaron hoy implantar unas reglas comunes de supervisión financiera en la UE, al considerar que el modelo actual, basado en la coordinación entre las autoridades nacionales y el intercambio de información, es suficientemente efectivo.

Según las conclusiones del encuentro, los ministros están satisfechos con el enfoque seguido hasta ahora y con el trabajo de los comités que reúnen a los organismos de supervisión nacionales (CEBS, para banca; CEIOPS, para seguros, y CESR, para bolsas), cuyas decisiones no son vinculantes.

No obstante, consideraron que, sin cambiar el planteamiento actual, es posible introducir mejoras al llamado proceso Lamfalussy -cuyo objetivo es simplificar y acelerar la adopción de la legislación financiera y permitir su adaptación a la evolución de las prácticas de los mercados- y acordaron empezar a revisarlo en su próximo encuentro informal, en abril, en Eslovenia.

Entre otras cosas, los 27 estuvieron de acuerdo en que habría que limitar al máximo las exenciones a que pueden acogerse los Estados miembros al aplicar las directivas comunitarias sobre cuestiones financieras y abogaron también por fijar fechas más realistas de transposición y entrada en vigor de éstas.

Respecto al papel de los comités de supervisores, se mostraron partidarios de que sigan trabajando para acercar las normas y prácticas de supervisión aplicadas en los Estados miembros y, sobre todo, para definir formatos comunes en la información que las entidades deben aportar a los supervisores.

La propuesta planteada por el titular italiano de Finanzas, Tommaso Padoa-Schioppa, de establecer unas reglas comunes de supervisión para toda la UE y apostar por la integración de los organismos nacionales fue considerada demasiado avanzada por la mayoría de países y obtuvo el rechazo frontal de varias delegaciones.

En opinión de Padoa-Schioppa, las recientes turbulencias en los mercados financieros han puesto de manifiesto la necesidad de ir más allá en materia de supervisión, una idea que respaldaron, en principio, tanto Francia como Holanda.

Pero el ministro británico, Alistair Darling, criticó que la iniciativa italiana trata de avanzar "sin evaluar las implicaciones" e incidió en que no se pueden aplicar las mismas reglas a todas las entidades, independientemente de su tamaño.