Martes, 4 de Diciembre de 2007

Zapatero avisa de que la apuesta nuclear genera una actitud menos comprometida con otras alternativas

EFE ·04/12/2007 - 17:16h

EFE - José Luis Rodríguez Zapatero (dcha), junto a César Alierta, antes de analizar la situación de la economía española y sus retos futuros en la conferencia organizada hoy en Madrid por "The Economist".

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha mostrado hoy reacio a potenciar el uso de la energía nuclear al entender que los países que apuesten por esta opción podrían tener una actitud más relajada y menos comprometida con las energías renovables, la eficiencia energética y el ahorro.

Durante unas jornada organizadas por The Economist, Zapatero ha reconocido que en el ámbito europeo el debate sobre la energía nuclear divide a los países al cincuenta por ciento.

El jefe del Ejecutivo ha asegurado no ser partidario de la energía nuclear como alternativa a los problemas energéticos que afrontan los países, y ha alegado dos motivos.

El primero de ellos, ha dicho, es que "seguramente" quienes apuesten por esta vía "van a tener una actitud mucho más relajada, menos exigente y menos comprometida" con lo que, a su juicio, "a medio y largo plazo necesitamos: las energías alternativas, renovables, la eficiencia energética, el ahorro y un gran esfuerzo en investigación y desarrollo" en esta materia.

En este sentido, ha advertido de que las alternativas "están dando en otros países resultados impresionantes", y serán precisamente estas naciones las que estarán, ha augurado, en el liderazgo de la nueva economía.

No obstante, ha reconocido que es "determinante" que España esté presente en el Acuerdo del ITER, proyecto internacional cuyo objetivo es demostrar la viabilidad de la fusión como fuente de energía, en el que participa la UE, EEUU, India, China, Corea del Sur, Rusia y Japón.

El segundo motivo que ha alegado Zapatero para oponerse a esta vía es que, hasta ahora, no se ha conseguido encontrar una respuesta sencilla al problema de los residuos.

"Sin aproximarme a ningún fundamentalismo, debemos intentar mantener una política de reducción razonable para abrir el esfuerzo de la sociedad en pro de otras energías alternativas", ha insistido.

Por otro lado, Zapatero ha garantizado que antes de que termine la legislatura habrá establecido un "mapa energético, una agenda de futuro",

El Ministerio de Industria elabora desde octubre del año pasado la Prospectiva Energética en el horizonte de 2030, con la que se pretender definir la forma en la que se van a cubrir los aumentos de la demanda de energía garantizando la seguridad del suministro y diversificando las fuentes energéticas.

Por otra parte, y preguntado en el coloquio posterior sobre si hubo intervención del Ejecutivo en el proceso de la opa sobre Endesa, Zapatero aseguró que el Gobierno "ni participa ni opina en procesos de fusiones y adquisiciones" empresariales.

Añadió no obstante que existe una "anomalía" en el mercado energético europeo, donde muchas empresas del sector están en manos públicas.