Martes, 4 de Diciembre de 2007

La Junta Militar acusa a Occidente de intentar desestabilizar Birmania

EFE ·04/12/2007 - 16:09h

EFE - Decenas de monjes participan en un acto de protesta contra la junta militar en Yangon, Birmania, el pasado 26 de septiembre

La Junta Militar de Birmania (Myanmar) acusó hoy a las naciones de Occidente de intentar desestabilizar al país por medio de los grupos de oposición, después de reiterar que la líder del movimiento democrático, Aung San Suu Kyi, está excluida de sus planes políticos.

En un comunicado emitido con motivo del "Día Nacional", el jefe de la Junta Militar, general Thn Shwe, señaló que "los países neocolonialistas y sus títeres en Birmania intentan agitar a la gente para que haya disturbios y violencia".

El régimen emplea por lo general el término "neocolonialista" para referirse a Estados Unidos y la Unión Europea (UE), y denomina "títeres" a los birmanos que militan o son seguidores de la Liga Nacional por la Democracia (LND), encabezada por Suu Kyi.

La víspera de la conmemoración, el ministro de Información, general Kyaw Hsan, descartó cualquier participación de Suu Kyi o de la LND, en la redacción de la futura constitución birmana y tampoco en la "hoja de ruta" diseñada por la Junta Militar para conducir al país hacia lo que denomina "estilo propio de democracia".

Por su parte, y también con ocasión del 87 aniversario de la revuelta estudiantil contra las tropas de imperio colonial británico, la LND exigió la "inmediata e incondicional" puesta en libertad de Suu Kyi, otros miembros de la formación, y activistas de organizaciones antigubernamentales.

"Todos los activistas democráticos, incluidos los venerables monjes y líderes de Generación 88 tienen que ser liberados", exigió la formación de Suu Kyi mediante un comunicado.

Generación 88 es el movimiento clandestino que junto a los monjes budistas organizó las multitudinarias manifestaciones pacificas llevadas a cabo el pasado septiembre, y a las que la Junta Militar respondió con el empleo de la violencia.

Suu Kyi, sometida a arresto domiciliario desde junio de 2003, propuso el pasado octubre a la Junta Militar iniciar un diálogo con vistas a alcanzar la reconciliación nacional.