Miércoles, 26 de Septiembre de 2007

El Museo Arqueológico Nacional muestra la hegemonía de mil años de la civilización etrusca

Agencia EFE ·26/09/2007 - 20:08h

Agencia EFE - El Museo Arqueológico Nacional ha inaugurado hoy "Los etruscos", una exposición que ofrece un recorrido de casi mil años por la cultura del pueblo más influyente en el desarrollo de la Península Itálica. En la imagen, el "Frontón de Talamone". EFE

Casi mil años de historia de una de las civilizaciones más influyente de la Península Itálica, contemplados a través de 450 piezas, se muestran en la exposición "Los Etruscos", inaugurada hoy en el Museo Arqueológico Nacional.

Organizada por el Ministerio de Cultura en colaboración con el Museo Arqueológico de Florencia, del que proceden la totalidad de las piezas, muchas de las cuales no habían salido nunca de Italia, la muestra ha contado con la directora de este museo italiano, Giuseppina Carlotta Cianferoni, como comisaria.

Según Cianferoni es muy importante para el Museo de Florencia presentar "en un museo tan importante como el Arqueológico" esta exposición, a la que se ha traído parte importante del museo florentino, "lo que ha sido posible al encontrarse éste inmerso en una importante restauración".

De todos los habitantes de Italia "el que mayormente ha estimulado la curiosidad y la fantasía hasta llegar a constituir un modelo fascinante y misterioso, es el etrusco", y la expresión de su arte "es excepcional", en opinión de la comisaria, que ha dividido la exposición en cinco apartados que permiten dar al visitante una visión conjunta de todos los periodos "con piezas de extraordinaria calidad, muy difíciles de ver fuera del museo de Florencia".

En el apartado con el que finaliza la exposición, Cienferoni ha querido prestar una especial atención a la religión, "muy importante en la civilización etrusca".

Como una de las exposiciones más importantes de la temporada calificó el director general de Bellas Artes y Bienes Culturales, José Jiménez, la muestra organizada en el Museo Arqueológico, hecho por el que se congratuló "pues desde el Ministerio de Cultura -dijo- queremos potenciar e impulsar este museo".

Las piezas "extraordinarias" exhibidas en la muestra, abierta hasta el 6 de enero del próximo año, permiten acercarse "a una cultura enigmática que está despertando mucha atracción", según Jiménez.

Con el espectacular Frontón de Talamote, ejemplo de escultura helenística, flanqueado por dos urnas cinerarias, una con figura femenina y otras masculina recostadas, del siglo II a.C., y un gran sarcófago del siglo III a.C, se inicia el recorrido de la exposición, dividida por la comisaria en cinco apartados cronológicos que recogen desde los albores, en el siglo IX a.C, hasta el fin de la civilización etrusca con la completa romanización de Etruria.

En estos apartados se pueden contemplar joyas, objetos cotidianos, urnas, sarcófagos, ánforas, esculturas funerarias, cascos, cerámicas, bronces, espadas y otras muchas piezas entre las que se encuentran la serie de Urnas monumentales de Chiusi, el Tridente de Vetulonia, el conjunto de bronce funerario de la Tumba de Populonia o la escultura Mater Matuta, del tercer cuarto del siglo V a.C.

El interesante recorrido de carácter didáctico comienza con el estudio de los orígenes de la civilización, que sitúan su expresión más antigua en la cultura villanoviana (siglo IX-siglo VIII a.C), caracterizada por la utilización del ritual de la cremación.

Un segundo espacio está dedicado a "La cultura de los príncipes. Edad Orientalizante", comprendida entre las últimas décadas del VIII y el primer cuarto del siglo VI a.C, y que puede considerarse como la más emblemática de la historia de los etruscos.

"La sociedad urbana" muestra la estructura de las principales ciudades etruscas a través de diferentes piezas, entre las que destacan los pequeños bronces de Brolio y cerámicas figuradas, mientras que el apartado "Helenismo y Romanización (finales sigloIV-comienzos siglo I a.C) trata del periodo en el que se produce el declinar de Etruria, cuyo territorio es progresivamente englobado por Roma y pierde su autonomía.