Martes, 4 de Diciembre de 2007

El fiscal pide 172 años para la acusada de 3 asesinatos de ancianas y otros 6 intentos

EFE ·04/12/2007 - 12:31h

EFE - En la imagen del pasado año, Remedios S.S., detenida como supuesta autora de cuatro asesinatos de ancianas en Barcelona, es conducida por la Guardia Civial tras haber sido sometida a un examen psiquiátrico en las instalaciones de la Clínica Médico-Forense del Instituto de Medicina Legal de Cataluña.

El fiscal pide penas que suman 172 años de cárcel para Remedios S.S., la mujer de 48 años a la que acusa de ganarse la confianza de diversas ancianas de Barcelona para después matarlas y robarlas, y a la que imputa tres delitos de asesinato, seis de intento de asesinato y siete de robo con violencia.

En concreto, en su escrito de acusación el fiscal pide 20 años de cárcel por cada uno de los tres asesinatos imputados; 15 años por cada uno de otros cuatro intentos de asesinato; siete y medio por cada uno de los otros dos intentos de asesinato; cinco años por cada uno de los siete robos con violencia; y un año por cada uno de otros dos intentos de robo con violencia.

El fiscal también solicita que la acusada pague 423.675 euros de indemnización y pide que se mantenga la situación de prisión provisional en la que se encuentra Remedios S.S., encarcelada desde el 7 de julio de 2006.

Según la fiscalía, entre el 10 de junio y el 3 de julio de 2006, la acusada cometió el asesinato en serie de tres ancianas de 83, 96 y 76 años, además de seis intentos de asesinato a ancianas de entre 70 y 87 años, con las que buscaba establecer una relación de confianza para acceder a su vivienda, donde después intentaba acabar con su vida y robar el dinero y las joyas que guardaban en casa.

El fiscal detalla que, al menos en tres ocasiones después de asaltar y robar a las ancianas, Remedios S. acudió a continuación a bingos o salones recreativos próximos a las viviendas.

Su primera acción imputada por la fiscalía fue el asesinato de Josefa, una anciana de 83 años a quien conoció en casa de una amiga común el 5 de junio y de quien se ganó la confianza para entrar en su casa, lo que hizo el 10 de junio.

Aquel día, según la fiscalía, tras acceder al interior de la vivienda, la acusada atacó con un cuchillo a Josefa, si bien ésta se resistió, por lo que Remedios S.S. cogió un tapete con el que rodeó el cuello de la víctima, la tiró contra el sofá y la asfixió hasta la muerte.

La procesada robó luego varias pertenencias de la anciana, que fueron recuperadas en su propio domicilio tras ser detenida.

Según la fiscalía, Remedios S.S. volvió a matar el 28 de junio, cuando accedió por la fuerza en la casa de una anciana de 96 años y, con el objetivo de enriquecerse y arrebatarle la vida, la golpeó reiteradamente, le enrolló una toalla al cuello y la asfixió.

Tras matar a esta anciana, según la fiscalía, la procesada se apoderó de 1.200 euros en efectivo y de unos pendientes, y se dirigió entonces a un local recreativo situado en las proximidades.

Tan sólo tres días después, el 1 de julio, accedió al piso de una mujer de 76 años a la que, tras abalanzarse sobre ella, estranguló hasta la muerte con un trapo y una toalla. Después se apoderó de monedas antiguas, joyas y de 500 euros, y le robó libretas bancarias y dos tarjetas de crédito con la que obtuvo otros 280 euros.

En medio de estos tres crímenes mortales, según la fiscalía, la procesada cometió otros cuatro intentos de asesinato. El primero, el 18 de junio, cuando abordó a Rosa, de 80 años, de quien se ganó su confianza para acceder a su casa, donde se abalanzó sobre ella y le propinó golpes y patadas y la intentó asfixiar con un vendaje hasta que perdió la conciencia.

Asimismo, el 21 de junio, Remedios S.S. entró en el edificio donde vivía Rosario, de 87 años, tomó con ella el ascensor y la siguió hasta la puerta de su casa, donde entró por la fuerza, le dio patadas y puñetazos y trató de estrangularla con un cordón, hasta que perdió el conocimiento.

Tres días después, el 24 de junio, prosiguió con su macabro proceder y entabló conversación con a Pilar, de 81 años, ante la que se hizo pasar por vecina. Una vez en su piso, le trató de matar asfixiándola con una toalla, hasta que perdió la consciencia. A continuación, la procesada se desplazó a un bingo cercano.

Al día siguiente, también atacó a Alicia, de 70 años, ante quien también se presentó como vecina y sobre quien se abalanzó y le rodeó el cuello con un trapo blanco, con el objetivo de asfixiarla. Sin embargo, el marido de la anciana acudió en su rescate y logró que Remedios S. huyera.

Con posterioridad al último de los tres asesinatos, la procesada atacó el 3 de julio a una anciana de 84 años, a la que propinó golpes y patadas y quiso asfixiar con un trapo de cocina hasta que perdió la consciencia. Tras robarle varias joyas y 500 euros en metálico, Remedios S. se desplazó a un bingo próximo al lugar.