Martes, 4 de Diciembre de 2007

La confianza de los consumidores se mantiene por la mejora de las expectativas de la economía

EFE ·04/12/2007 - 11:33h

EFE - Imagen de archivo de un supermercado.

La confianza de los consumidores españoles se mantuvo estable en noviembre, tras las caídas de los últimos seis meses, por la mejora de las expectativas sobre la economía española y el empleo.

Así, la mejora sobre las expectativas de la economía y el empleo compensó el retroceso sobre la percepción que los consumidores tienen de la situación actual, lo que hizo que el indicador de confianza sólo se redujese una décima hasta 76,1 puntos respecto a octubre.

Estos son los principales resultados del Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) correspondiente a noviembre -presentado hoy por el director general adjunto del Instituto de Crédito Oficial (ICO), Ramón Iribarren- que elabora mensualmente este organismo con la opinión de mil consumidores de toda España a quienes se les pregunta sobre su economía familiar, la economía española y el empleo.

El Indicador de Confianza toma valores que oscilan entre 0 y 200; por encima de cien indica una percepción optimista de los consumidores y por debajo de cien una percepción pesimista.

Iribarren incidió en que se ha frenado "claramente" la caída de la confianza del consumidor, aunque reconoció que se encuentra en mínimos históricos, si bien auguró que es posible que se recupere en los próximos meses.

El ICC destaca que el indicador parcial de situación actual cayó 2,7 puntos en noviembre respecto al mes anterior, debido a la peor valoración de los consumidores sobre la situación de su hogar, que descendió 5,1 puntos y del empleo, que bajó 2,7 puntos, mientras que la situación del país apenas cayó una décima.

Iribarren subrayó la contradicción que supone que a pesar de este deterioro, la economía familiar sigue siendo el aspecto que mejor valoran los consumidores, mientras que la situación económica del país es el componente con las peores opiniones.

En cambio, el indicador parcial de expectativas se incrementó 2,5 puntos, como consecuencia de la mejora de las perspectivas sobre la economía española, que crecen 6 puntos, y el empleo, que sube 2,6 puntos, frente a la caída de 1,1 puntos de las expectativas sobre la economía familiar.

Asimismo, el componente de expectativas sobre la economía del hogar, que sigue siendo el mejor valorado por los encuestados entre los seis analizados, cae por primera vez en la serie histórica por debajo de los cien puntos.

Además, el ICC se incrementó en noviembre en las provincias con PIB per cápita mayor (superior al 116 por ciento de la media española) y medio (entre el 84 por ciento y el 116 por ciento de la media), mientras que descendió en las de PIB per cápita inferior al 84 por ciento de la media.

Los consumidores manifestaron en noviembre que piensan que la inflación ralentizará su crecimiento, aunque no bajará.