Martes, 4 de Diciembre de 2007

Moratinos expresa el deseo de España de que Mugabe no acuda a Lisboa

EFE ·04/12/2007 - 12:33h

EFE - El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha confiado hoy en que España y Venezuela encuentren la manera de "retomar el buen diálogo".

El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha dicho hoy que le gustaría que el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, no estuviera en la Cumbre UE-África, porque "no es un líder que vaya a aportar", sino a "distraer la atención mediática" y provocar el "rechazo" de los demás asistentes.

"A todos nos gustaría que no participase; es la posición española", ha recalcado Moratinos en un desayuno informativo organizado por el Fórum Europa al ser preguntado por la decisión del primer ministro británico, Gordon Brown, de no acudir este fin de semana a la reunión de Lisboa por la presencia de Mugabe, acusado de violaciones a los derechos humanos.

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha considerado que Portugal, que presidirá la Cumbre UE-África, ha actuado "con mucha sabiduría" al dejar a los países africanos "gestionar la presencia de Mugabe" y ha asegurado que "cabe la esperanza de que no acuda" a la reunión.

Moratinos ha destacado que "alrededor de 83" jefes de Estado y de Gobierno acudirán a la reunión de Lisboa y ha dicho que lo "importante" de la Cumbre es que decidirán "acciones y estrategias de gran calado" en las relaciones entre los dos continentes.

Ha argumentado que las áreas sobre las que "se ha decidido dialogar y establecer planes de actuación de cara al futuro" -energía, migración, infraestructuras, cambio climático, relación política y de estabilidad-, son asuntos "de tal envergadura que merecen que los europeos nos ocupemos más del continente africano".

A juicio de Moratinos, en la cumbre se creará "una nueva dinámica" en las relaciones entre la UE y África, a las que España ha aportado "su granito de arena" en esta legislatura, sensibilizando a la UE con iniciativas como las dedicadas a la lucha contra la inmigración ilegal.

El ministro ha expresado su "satisfacción" por el resultado de la "política integral" que el Ejecutivo "ha imaginado y ha articulado" en materia de inmigración, frente a la que llevó a cabo el Gobierno del PP que, según ha dicho, se limitó al control de las fronteras "con intentos poco efectivos de repatriaciones".