Martes, 4 de Diciembre de 2007

La Fiscalía achaca Camacho y Ruiz de la Serna causar el "enorme perjuicio" a los clientes

EFE ·04/12/2007 - 12:55h

EFE - El financiero Antonio Camacho, principal imputado por el caso Gescartera, en una imagen de archivo.

La Fiscalía Anticorrupción achacó a Antonio Camacho y José María Ruiz de la Serna, principales responsables de Gescartera, de causar un "enorme perjuicio" a los inversores que desembocó en una apropiación de 8.356 millones de pesetas (50,22 millones de euros), tras "obstaculizar" a la CNMV.

En su informe final de conclusiones, el fiscal Vicente González Mota, que pide once años de cárcel para ambos por apropiación indebida y falsedad documental, afirmó que, durante el juicio oral en la Audiencia Nacional, existen "suficientes pruebas" que demuestran que el dinero de los clientes no esta "ni en posiciones de renta variable, ni en compras para clientes, ni en renta fija -obligaciones, bonos- ni en cuentas bancarias".

Además, añadió González-Mota, "cada vez que la CNMV pedía explicaciones, se produce una obstrucción" por parte de los responsables de Gescartera, principalmente Camacho y el número 2 José María Ruiz de la Serna, para no dejar funcionar "los mecanismos de detección" por parte del organismo supervisor, con artificios como documentos falsos de La Caixa o "circularizacones con verdades parcfiales".

"No es hasta 2001 cuando se detecta con claridad (por parte de la CNMV) que los fondos no estaban invertidos", añadió el representante del Ministerio Público, quien dejó claro que los doce acusados participaron en el entramado para disponer del dinero de los clientes y "fingir una operativa con renta variable intradía y con renta fija".

En este sentido, el fiscal se refirió a la ausencia de imputados de la CNMV y de otros bancos diferentes a La Caixa o Caja Madrid, considerados por él responsables civiles subsidiarios, como HSBC, Deutsche Bank o Bankinter, y recordó que, en su momento, la juez de instrucción Teresa Palacios decidió que no procedía el juicio oral contra ellos.

"No deben estar los que no están, porque no existen los elementos de cargo contra ellos", afirmó el fiscal, antes de explicar que retiró los cargos contra Laura García Morey, mujer de Antonio Camacho, y Angeles Leis, al ser empleadas de Gescartera.

En otro momento de su comparecencia, el fiscal indicó al tribunal que su sentencia debe dejar claro que "cualquier español que invierta en cualquier sociedad supervisada por la CNMV, no cualquier chiringuito financiero, debe tener garantizado el dinero que invierte, con el único riesgo que corre la inversión".

"Lo que debió estar garantizado en Gescartera es que el dinero de los clientes estaba ahí" y, por eso, según el fiscal, "lo que es inadmisible que el dinero de los clientes no se invierta", que "haya existido empleo de los fondos de forma distinta a cómo se captaban y un engaño" y que haya habido "una huida hacia adelante" para buscar siempre "una apariencia de solvente".