Martes, 4 de Diciembre de 2007

Rubalcaba afirma que el último atentado de ETA fue un asesinato a sangre fría

EFE ·04/12/2007 - 12:08h

EFE - El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha afirmado hoy que los etarras que tirotearon el sábado a dos guardias civiles en Capbreton cometieron "un asesinato a sangre fría".

Madrid, 4 dic (EFE). El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha afirmado hoy que los etarras que tirotearon el sábado a dos guardias civiles en Capbreton cometieron "un asesinato a sangre fría", que no es el modo de operar habitual de ETA, y que no hay ninguna prueba de que uno de ellos fuera cabecilla de la banda.

Pérez Rubalcaba hizo estas consideraciones en Telecinco, donde ha avanzado que no acudirá a la manifestación convocada para esta tarde porque cree que debe estar en el Ministerio para garantizar la seguridad de las personas.

"Las manifestaciones son de los ciudadanos; los Gobiernos tenemos que estar en los despachos, que para eso nos pagan", ha comentado el ministro, quien ha considerado que la unidad se refleja "si firmamos comunicados conjuntos, si no hay críticas".

El titular de Interior ha hecho hincapié en que nunca ha ido a una manifestación cuando ha sido ministro, salvo a la convocada por la muerte de Francisco Tomas y Valiente, a la que asistió como amigo.

Sobre Acción Nacionalista Vasca (ANV), el ministro ha señalado que el no condenar un atentado, como el ocurrido, es un indicio más para instar a su ilegalización, con lo que hoy está "más cerca" de ella "de lo que estaba la semana pasada".

Y ha dicho que, "si un día esa relación entre Batasuna y ANV aparece con fuerza suficiente para probarla ante los tribunales, el Estado no durará un sólo segundo y le pedirá al Fiscal y a la Abogacía del Estado ante el Supremo la ilegalización".

Ha analizado otros detalles del atentado y ha afirmado que tampoco está confirmado que las personas que robaron ayer un coche en Burdeos fueran los mismos terroristas del atentado, aunque ha matizado que es una hipótesis con la que trabajan la Policía francesa y la Guardia Civil.

También ha comentado que en el operativo en el que participaban los dos guardias civiles había policías franceses, pero que "debió de ser una cosa que se produjo en un lapsus de tiempo muy corto y probablemente los guardias civiles no se dieron cuenta de que les habían reconocido" los etarras.

No fue un atentado premeditado, según Rubalcaba, quien ha dicho que eso "no le resta un ápice al dolor, al horror y al asco que produce ese gesto de violencia".

Un asesinato, que según el ministro, ha impedido "muertes en España" porque los etarras conformaban un comando que "iba a una cita previa" a entrar en nuestro país.

El ministro ha manifestado que "estamos frente a una ETA distinta" y que "da la impresión" de que los etarras "son más frágiles y que tienen menos infraestructura", pero ello "no quiere decir que no puedan volver a matar", idea en la que ha insistido Rubalcaba tras la ruptura de la tregua.