Martes, 4 de Diciembre de 2007

Berling regresa a las cruzadas con la historia de la secta de los Asesinos

EFE ·04/12/2007 - 12:15h

EFE - El escritor alemán Peter Berling, durante la presentación en Madrid de su nueva novela, "A la sombra de las dagas, El Paraíso", ambientada en los tiempos del sultán Saladino.

El escritor y cineasta de origen alemán Peter Berling, autor de la saga literaria "Los hijos del Grial", ha regresado a la época de las Cruzadas con su última novela, "A la sombra de las dagas, el paraíso", con la que cuenta la historia de la legendaria secta de los Asesinos.

Este grupo dio origen a la palabra actual "asesino" y, a su vez, se especula con que su raíz sea la de 'hasha-shin' o consumidores de hachís, debido a que se pensaba que cometían sus misiones, la mayoría de ellas suicidas, drogados con esta sustancia.

En "A la sombra de las dagas, el paraíso" (Planeta), Berling cuenta la relación de amistad que une a Víctor, el hijo pequeño de un caballero templario, y Sayf, hijo del celador del harén.

Ambos personajes comparten el deseo de pertenecer a la secta de los Asesinos, cuyo líder, 'El viejo de la montaña', promete a los que realicen determinadas misiones su ingreso en un harén donde viven las vírgenes de mayor belleza y atractivo.

El amor de los dos jóvenes por la joven albina Melusina, con la que sólo se encuentran al principio de la novela, les llevará a requerirle al 'viejo de la montaña' que los empleé.

Berling explica a Efe que esta secta, que operó durante los siglos XI y XII en Oriente próximo y cuya sede se ocultaba en una montaña en la frontera entre Antioquía y Trípoli, se fundó en su origen para combatir al califato de Bagdad y no para luchar contra los cruzados.

Sus integrantes eran normalmente encomendados a asesinar a alguna figura de relevancia política de la época a la vista de todo el mundo, en un acto de manifestación pública de la superioridad de la organización, tras lo cuál normalmente eran aprehendidos y muertos por parte de los soldados.

Berling aclara que no tienen "nada que ver" con los terroristas islámicos actuales, ya que los ataques de la secta eran individuales y en contra del poder islámico de la época, representado en el califato, mientras que los terroristas actuales atentan "contra la masa anónima".

"La secta de los asesinos no era una agrupación maligna. Luchaban por un propósito político muy claro y sacrificaban en ello sus vidas. No hay nada más honesto que eso", expresa el autor.

También ha manifestado que "no se puede imponer la moral de occidente sobre las cuestiones islámicas", y puso como ejemplo el harén, que "para nosotros es algo terrible mientras que ellos lo consideraban un lugar donde se protegía alas mujeres".

Preguntado por las características que a su juicio debe tener una buena novela histórica, Berling ha dejado claro que, "el primer, segundo y tercer requisito es que el autor debe tener conocimientos de Historia suficientes" ya que si no, el libro pasa a ser "una novela de aventuras".

Peter Berling ha indicado su propósito de escribir una segunda parte de "A la sombra de las dagas, el paraíso", cuya trama girará en torno a la misión encomendada a sus protagonistas de asesinar al Papa.

Antes, ha aclarado que tiene en mente escribir otros dos libros, también ambientados en esta época, uno de los cuales versará sobre "el verdadero motivo" que impulsó a los ejércitos de Europa a participar en la primera cruzada, que no fue, según Berling, una "simple atención a la llamada de auxilio de Bizancio".