Martes, 4 de Diciembre de 2007

Heridas profundas bajo los discursos de unidad

Gobierno y PSOE evitan la confrontación

FERNANDO GAREA ·04/12/2007 - 08:49h

El PP asegura que el Gobierno necesita ahora aparecer lo más próximo posible al principal partido de la oposición y el Ejecutivo sostiene que a los de Rajoy les interesa abandonar las posiciones más duras y acercarse al consenso. Por eso los discursos oficiales del Gobierno y del PP coinciden en ser lo más contemporizadores posible con el otro.

Es significativo que en la Ejecutiva del PSOE de ayer se dedicara más tiempo a la estrategia con ANV que a valorar críticamente la actuación del PP. Incluso, Zapatero alabó su actuación.

Fuentes de La Moncloa intentan diferenciar entre el discurso de la cúpula del PP y la actuación de sus bases o grupos satélites que protagonizaron ayer incidentes o que usaron los actos para pedir la dimisión de Zapatero. Desde el Gobierno valoran que el PP no obstaculizara la concentración de hoy y que evitara declaraciones estridentes.

Los del PP valoran el gesto de convocar inmediatamente a los partidos y que el PSOE aceptara sin más el lema, después de las peregrinas discusiones de la legislatura sobre pancartas. En Génova insisten en que el argumentario distribuido ayer no es de la dirección nacional. No obstante, aseguran que las diferencias siguen sobre la ilegalización de ANV y PCTV y la derogación de la moción del diálogo.

Esa aparente unidad durará lo que tarden en aflorar esos asuntos, porque, bajo esos discursos oficiales, las heridas de la legislatura son demasiado profundas. Según el Gobierno, tanto se les ha agitado durante años en la calle y en el Parlamento que esos grupos satélites y las bases del PP no siguen las directrices de su dirección y por eso protagonizan incidentes como los de ayer. El Foro de Ermua hizo su propio acto contra Zapatero y la AVT, ya fuera de control, no acude hoy. Alcaraz se manifestó cuando no había muertos y no lo hace cuando los hay.

No ha ido nunca

El Ejecutivo explica que Zapatero no irá porque no lo ha hecho nunca y porque mantiene como principio que el Ejecutivo debe solucionar problemas y no manifestarse. Aznar fue a todas y tras el atentado de la T-4 estuvo Caldera para acompañar a los sindicatos. Caldera y Chacón irán como miembros de la Ejecutiva del PSOE. Lo que hizo el presidente ayer fue pedir "movilización máxima" a su partido para hoy.

Mantiene que el asesinato fue consecuencia de un encuentro fortuito.

Noticias Relacionadas